Estado del puerto de Beirut tras la explosición. / EFE

La agencia de la ONU contra test nucleares analiza la explosión en Beirut

Los sensores del organismo en Túnez y Alemania detectaron la deflagración de Líbano

EFE Viena

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) analiza los datos de la gran explosión que el martes causó más de cien muertos en Beirut, registrada en diversas estaciones de su red internacional de medición.

«Nuestros equipos están estudiando los datos», confirmó este miércoles en Viena Gill Tudor, portavoz de la CTBTO, un organismo del sistema de Naciones Unidas con sede en la capital austríaca. La enorme detonación fue registrada por el Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) de la organización, una red mundial de instalaciones de vigilancia sismológica, hidroacústica e infrasónica.

Si bien su fin es detectar posibles explosiones nucleares y obtener pruebas de que se han producido, la red detecta y localiza también la energía liberada por una explosión, ya sea nuclear o no, o por un fenómeno natural producido en el subsuelo, bajo el agua o en la atmósfera. De momento, tal y como comunicó el martes por la noche el secretario ejecutivo de la CTBTO, Lassina Zerbo, en su cuenta de Twitter, los expertos analizan sobre todo los datos de dos estaciones, una en Alemania y otra en Túnez, destacó Tudor.

«El SIV detectó fuertes señales de una gran explosión en Beirut» el 4 de agosto de 2020 a las 15:05 GMT en las estaciones infrasónicas I48TU de Túnez y 126DE de Alemania«, indicó Zerbo en su tuit. »Los analistas continúan revisando los datos. Nuestros pensamientos están con las muchas víctimas que causó la explosión. Solidaridad con el Líbano«, concluye el breve mensaje.

Hasta ahora, no hay indicios de eventuales materiales nucleares en la explosión, ni parece probable, confirmó la portavoz. No obstante, admitió que la organización no está aún en condiciones de descartar al cien por cien tal eventualidad, dado que verificar la presencia de radionúclidos requeriría más tiempo, mientras que la detección de la explosión en sí misma por la red se produce de forma inmediata.

Nitrato de amonio

Según indicó el primer ministro libanés, Hasan Diab, en una reunión con el presidente de la República, Michel Aoun, un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión, aunque se desconoce el origen.

Al menos cien personas perdieron la vida y unas 4.000 han resultado heridas por la deflagración.

Heridos dos trabajadores del Instituto Cervantes

Dos miembros del personal de seguridad del Instituto Cervantes de Beirut, ubicado en el centro de la capital, han resultado heridos por la explosión ayer en el puerto de la ciudad, informó hoy a Efe la directora del centro, Yolanda Soler-Onís.

La explosión «impactó contra el guardia de seguridad y un policía que se encontraban en el centro», ambos de nacionalidad libanesa, aseguró la directora, que había dejado una hora antes el centro de enseñanza. Uno de ellos se encuentra a la espera de ser operado de una fractura en la pierna, mientras que el otro sufrió cortes en la mano por la rotura de los cristales debido a la onda expansiva, afirmó, añadiendo que el resto de personal se encuentra bien.

Miembros de la Guardia Civil de la Embajada española se han trasladado al centro para asistir, aseveró Soler-Onís, ya que el edificio ha sufrido graves daños materiales. «Con motivo del confinamiento, los estudiantes ha retomado desde el pasado jueves las clases en línea y en ese momento no había estudiantes en el centro», indicó la directora, que agregó: «Es un milagro». «El plan es seguir con las clases en línea y empezar a reconstruir el instituto», dijo.