Vista aérea de buques esperando a ser inspeccionados para atravesar el Estrecho del Bósforo, este lunes. / Ozan KOSE / AFP

Zarpan tres barcos con cereal ucraniano pese al veto ruso

El Kremlin asegura que «tomará medidas» contra el Reino Unido por el ataque a su flota en Crimea y el sabotaje de los Nord Stream

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

Ucrania, Turquía y la ONU se mantienen firmes en su compromiso de continuar con la exportación de grano desde los puertos del mar Negro, pese a la retirada de Rusia del acuerdo después de que su flota en Crimea fuera atacada el pasado sábado. Este martes zarparon tres barcos más cargados de cereal a través del corredor humanitario habilitado para ello a pesar de que Moscú advirtió de que continuar con el pacto sin su participación puede ser «peligroso».

«El movimiento de estas tres naves fue acordado por las delegaciones de Ucrania, Turquía y la ONU. La representación rusa fue informada», explicó a la agencia AFP el responsable del Centro de Coordinación Conjunta (CCC), el organismo que supervisa el cumplimiento del acuerdo, con sede en Estambul. El CCC, además, precisó que, pese a la retirada de los rusos, 46 barcos fueron inspeccionados entre el lunes y este martes y pueden recibir autorización para atravesar el corredor humanitario en ambas direcciones.

Desde la implantación del tratado, el pasado mes de julio, más de diez millones de toneladas de cereal han salido de puertos ucranianos, un suministro vital para paliar la escasez alimentaria en diversas partes del mundo. El acuerdo expira el próximo día 19 y, en principio, iba a ser renovado de manera automática. Ahora, el desmarque de Rusia deja todo en el aire. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, principal artífice del éxito diplomático que supuso el acuerdo, redobla sus esfuerzos para evitar la ruptura total. Este martes habló con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y se mostró «confiado» en que Rusia regresará al acuerdo.

El Kremlin insistió, por otra parte, en sus acusaciones a Reino Unido de «planificar» el ataque contra su flota, que provocó su salida del acuerdo del cereal. Moscú sitúa a «expertos británicos» detrás también del sabotaje de los gasoductos Nord Stream 1 y 2. Su portavoz, Dimitri Peskov, afirmó que Moscú reflexionará sobre las «medidas a tomar» como represalia y denunció el «inaceptable silencio de las capitales europeas».

Kiev recupera la normalidad

Los acontecimientos precipitados desde el sábado han elevado notablemente el tono en las declaraciones. El último ejemplo fue el del expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad Dimitri Medvedev. «Llamemos a las cosas por su nombre. Los países occidentales están empujando al mundo a una guerra global, y solo la victoria completa y final de Rusia es una garantía contra el conflicto mundial», aseveró en su canal de Telegram.

Por otro lado, Kiev va poco a poco recuperando la normalidad, después de que un bombardeo ruso dejase el lunes al 80% de la población sin agua corriente y a 350.000 hogares sin luz. La capital ucraniana recobró este martes los suministros básicos «por completo», según declaró el alcalde, Vitali Klitschko.