Rusia boicoteará este año los premios Oscar no presentando ninguna película

Considera «inútil» concurrir por la estatuilla en la actual situación mundial desfavorable a Moscú a causa de la invasión de Ucrania

RAFAEL M. MAÑUECO Moscú

Por primera vez, desde los tiempos de la Unión Soviética, Moscú boicoteará este año los prestigiosos Oscar no presentando ninguna película, lo que contribuye a que el aislamiento cultural de Rusia se acreciente. La Academia de Cine rusa anunció ayer su decisión de no concurrir este año a los premios en la categoría de mejor película extranjera en la gala de 2023.

Nikita Mijalkov, bien conocido del público español, aclamado repetidamente en los festivales y defensor de las políticas del presidente Vladímir Putin, considera «inútil» concurrir por la estatuilla en la actual situación mundial desfavorable a Moscú a causa de la invasión de Ucrania. «Seleccionar una película que represente a Rusia en un país que niega ahora la existencia de Rusia es simplemente inútil», manifestó Mijalkov en declaraciones a la agencia TASS. Señaló que existe la propuesta de crear «un equivalente euroasiático» de los Oscar y tal proyecto se está implementando.

Tal posicionamiento ha provocado la protesta de tres directores integrantes del comité encargado de cursar los largometrajes rusos a los Oscar, entre ellos su jefe, Pável Chujrái, que anunciaron este martes su decisión de dimitir. La carta a los miembros de la organización también decía que del comité salen además Nikolái Dostal y Andréi Zviánguintsev.

El lunes se supo que el Presidium de la Academia de Cine de Rusia decidió en 2022 no nominar una película de Rusia para el premio Oscar estadounidense. Salvo las palabras pronunciadas por Mijalkov, no se especificaron oficialmente las razones de esta decisión. Según Chujrái, se adoptó «unilateralmente» y «a espaldas del comité de los Oscar», cuyos miembros «no solo no fueron consultados, ni siquiera consideraron necesario notificar».

Renuncia

«Quiero comunicarles que en protesta renuncio a mi presidencia y renuncio a esta organización», escribió el director de cine. Otro director ruso, Alexéi Uchitel, pidió una reunión urgente de cineastas con el Presidium de la Academia de Cine para «corregir la situación de inmediato».

Rusia ganó el premio al mejor largometraje internacional, anteriormente conocido como mejor película en lengua extranjera, una vez antes, en 1994 con 'Quemados por el sol', de Mijalkov precisamente, una de las voces más estridentes en la actualidad en apoyo de todo lo que hace Putin, la guerra contra Ucrania incluida.

Las dos últimas películas rusas nominadas a mejor largometraje internacional fueron 'Leviathan' y 'Sin amor', en 2014 y 2017 respectivamente, del director Zviánguintsev. Ambos filmes retratan aspectos espinosos de la problemática política en el país, incluida la corrupción y el papel de la iglesia ortodoxa, causando polémica abierta. La invasión de Ucrania ha dividido aún más al ámbito cultural del país, con el exilio de muchos directores, entre ellos Kantemir Balagov y Kira Kovalenko, dos jóvenes y ambiciosos directores cuyas películas se presentaron a los premios Oscar en 2019 y 2021.