Borrar
El féretro, cubierto con el estandarte de Escocia, ha llegado a primeras horas de la tarde a Edimburgo Reuters
Isabel II reposa en el palacio de Holyrood

Isabel II reposa en el palacio de Holyrood

Los restos de la reina han llegado ya a la residencia real en Edimburgo en medio de las muestras de respeto de miles de ciudadanos que la han rendido homenaje durante el trayecto desde Balmoral

iñigo gurruchaga

Domingo, 11 de septiembre 2022, 09:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El féretro con los restos mortales de Isabel II han llegado ya al Palacio de Holyrood, la residencia de la monarquía en Escocia, donde serán velados hasta su traslado mañana a la catedral de St. Giles. El cortejo fúnebre, que ha salido del castillo de Balmoral a las diez de la mañana (11.00 horas en España), ha llegado casi seis horas después a Edimburgo tras un recorrido a marcha lenta de casi 300 kilómetros para que los escoceses pudieran despedirse de la reina.

El coche con el féretro, seguido por otros vehículos donde viajaba la princesa Ana, ha circulado por las calles de la capital, donde miles de personas abarrotaban las aceras para mostrar sus respetos. Abundan también los turistas, especialmente franceses, que han querido asistir al emotivo acto. Quizá, lo más impresionante ha sido el silencio del público y los gestos emotivos durante el trayecto, donde los conductores se han ido deteniendo en el arcén para bajar de sus vehículos e inclinar la cabeza ante la comitiva. También ha sido particularmente emocionante el paso por el Queensferry Crossing, un puente situado a escasos kilómetros de la capital que Isabel II y Felipe de Edimburgo inauguraron en 2017.

Posteriormente, el cortejo ha entrado en el castillo, donde aguardaban los guardias de honor del Regimiento Real de Escocia en perfecta formación. Los condes de Wessex y el duque de York han realizado una reverencia al paso del féretro, cubierto con el estandarte de Escocia.

Tarjetas y ramos de flores

Los restos mortales de la reina permanecerán en Holyrood hasta mañana y a continuación serán trasladados a la catedral de St. Giles, situada a escasa distancia. Cerca de allí se encuentra el edificio del Parlamento de Escocia, obra del arquitecto español Enric Miralles. Holyroodhouse comenzó a construirse en 1501 y allí residió María Estuardo entre1561 y 1567. Su estancia más grande es la Gran Galería, decorada con 96 retratos reales, entre ellos los de Macbeth y Robert the Bruce. Isabel II la utilizaba para los grandes actos oficiales. Allí se celebró la recepción al Papa Benedicto en 2010. Desde el viernes, los jardines están llenos de ramos de flores, peluches y tarjetas de despedida.

La tristeza se ha apoderado este domingo ya desde primeras horas de la mañana de los ciudadanos congregados alrededor del castillo de Balmoral cuando el féretro con el cuerpo de Isabel II ha salido de la residencia pasadas las diez de la mañana en dirección a Edimburgo. La reina, que falleció el pasado jueves, abandonaba así definitivamente el que fue su rincón favorito, donde disfrutaba de largos veranos y que incluso cuatro días antes de su fallecimiento elogió ante un ministro de la Iglesia de Escocia al que habló de los hermosos paisajes escoceses.

El coche fúnebre, acompañado de un cortejo y un dispositivo de seguridad compuesto por media docena de vehículos, ha recorrido los más de 280 kilómetros que separan Balmoral de Edimburgo. En el cortejo ha participado la princesa Ana, hija de la soberana. Ha sido tanta la expectación que la Policía realizó durante la madrugada pasada un ensayo tanto del recorrido como de la llegada a la capital escocesa para comprobar el dispositivo de seguridad. En Aberdeenshire, Aberdeen, Angus y Tayside miles de personas aguardaron el paso del cortejo.

La ministra principal del Gobierno escocés, Nicola Sturgeon, ha emitido un mensaje a sus conciudadanos. «La muerte de Su Majestad en Balmoral significa que Escocia ha perdido a una de sus más dedicadas y queridas sirvientas», afirma. «El lamento que hemos visto en el mundo ha sido profundo y muy emocionante. Será particularmente conmovedor ver el inicio del viaje del féretro de Su Majestad desde su casa en Aberdeenshire hasta el Palacio en Edimburgo».

Cierres de calles para contener el tráfico y el acceso del público han provocado problemas de transporte en la ciudad. Antes de la llegada del féretro, dignatarios escoceses y la ministra principal participaron en un acto de proclamación del nuevo rey, aunque este lunes Carlos III y la reina consorte, Camila, volarán a la capital escocesa para diversos actos religiosos y una ceremonia de aceptación en el Parlamento.

El consejo de Churchill

El féretro de la reina será transportado en avión el martes a Londres, donde será depositado en Westminster Hall, la más antigua sala del edificio del Parlamento, hasta el funeral, el día 19, en la vecina abadía. Carlos III irá el martes a Belfast, en su gira por las naciones autónomas del Reino Unido, que culminará el viernes en Cardiff, la capital política del País de Gales.

Se espera una gran participación en los actos luctuosos en torno al féretro de Isabel II, porque es también popular al norte de la frontera. No comenzó bien su reinado, porque la adopción del nombre de Isabel II indignó a los escoceses, que antes de la unión de las coronas, en 1603, no habían tenido a ninguna reina Isabel. Se achaca a Winston Churchill el consejo a la joven reina de adoptar el nombre de la gran monarca inglesa del siglo XVI y XVII. Los dos reyes de nombre Carlos lo fueron de Inglaterra y Escocia tras la unión de las coronas.

Las tensiones entre Edimburgo y Londres desembocaron en un referéndum por la independencia en 2014, que ganaron los partidarios de mantener la unión. Sturgeon quiere convocar un nuevo referéndum el año que viene. Pero los independentistas escoceses abogaron en la primera consulta, y también lo hacen ahora, por la permanencia de la monarquía de los Windsor tras la separación política.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios