El Brexit le muestra la salida

Los momentos críticos que acorralaron al Boris Johnson desde que se destaparon las fiesta em Downing Street durante el confinamiento

RAFAEL SANZ DEL RÍO

Cameron, May y ahora Johnson. La noticia sobre la dimisión del primer ministro británico completa el triplete de renuncias de los últimos líderes de Downing Street, todos miembros del partido conservador. Desde la primera de ellas, en 2016, el gobierno británico ha estado en una situación crítica protagonizada por el Brexit y afectado por crisis como la del coronavirus o la guerra en Ucrania. Pero de todas las caídas la de Johnson parece la más abrupta y pronunciada, despegando gracias una mayoría absoluta histórica en 2019, y estrellándose con una serie de polémicas en torno a Johnson que han generado la dimisión de 38 cargos del gobierno británico en menos de 24 horas.

Polémicas que le han precipitado:

- El primero de los escándalos ocurrió en Octubre de 2021, cuando Owen Paterson, miembro del parlamento (MP) por North Shropshire, utilizó su posición en beneficio de dos empresas para las que trabajaba como asesor. La compensación por esta ayuda, a parte de su sueldo parlamentario, superaba los 100.000 euros. Por ello Paterson fue obligado a dimitir en noviembre, lo que se tradujo en un escándalo sobre el partido conservador y en torno a la administración de Johnson.

- En ese mismo mes, ante la Confederación de la Industria Británica, el primer ministro dio un discurso donde su liderazgo en el partido fue parte vital del mismo, y donde lo más destacado fueron sus declaraciones histriónicas sobre un parque temático de Peppa Pig que cayeron en saco roto, además de una propia comparación con Moisés y una onomatopeya que realizó el político de un coche eléctrico. Un discuro que dejó muy confundidos a los presentes y al propio Johnson, que incluso paró el discurso para reorganizar sus palabras.

- A finales del mismo surgió una de sus polémicas más destacadas, ya que el medio inglés 'Daily Mirror' destapó la fiesta de Navidad celebrada en la residencia del líder británico en el año 2020, durante el confinamiento establecido por el gobierno conservador a causa de la pandemia. Esta medida incluía la prohibición de las fiestas navideñas, y según la BBC la del 24 de diciembre no fue la única de esos meses.

- En diciembre la controversia estuvo centrada en la ex portavoz de Downing Street Allegra Stratton. La cadena de televisión ITV expuso unas imágenes donde se veía un ensayo de rueda de prensa de la antigua jefa de prensa del político, con declaraciones bastante polémicas sobre la mencionada fiesta navideña. En ellas explicaba, en un tono jocoso, que dicho evento en realidad era una cena de negocios y que no se respetó la distancia social. Al día siguiente Stratton convocó a los medios de comunicación para disculparse, afirmando que «ese acontecimiento no debió haber ocurrido en ese momento», para renunciar a su cargo tras finalizar la comparecencia. Johnson mostró su rabia por el vídeo publicado y condenó a la cadena por ello.

- Los problemas no cesaron para el partido conservador, ya que al día siguiente, 9 de diciembre de 2021, saltó la noticia de que habían sido multados por no hacer público un donativo de unos 79.000 euros. Estos fueron enviados por una empresa propiedad de un antiguo líder 'tory', y utilizados para las reformas de la vivienda del primer ministro. A partir de este momento la situación llegó a un estado límite y supuso una ruptura del primer ministro con varios representantes de la cámara británica.

- Las reuniones de las Cortes en Reino Unido cambiaron el rumbo y viraron en contra de Boris Johnson. Días después de este escándalo, los miembros del Parlamento en contra de las medidas propuestas por Johnson crecieron exponencialmente, llegando a los 100 votos en contra de las restricciones sanitarias. Al final el primer ministro logró su objetivo gracias al apoyo del Partido Laborista, pero supuso una victoria pírrica en el apoyo del político a nivel externo e interno. Además, poco tiempo después el partido perdió el escaño de la mencionada zona de North Shropshire, que había estado bajo dominio 'tory' hasta ese momento. También destaca la renuncia del miembro del gabinete destinado a investigar las polémicas fiestas, tras descubrirse que alguna celebración había ocurrido en su propio despacho; y del político designado para negociar el Brexit, que tenía conflictos con las restricciones que Johnson impuso.

- A finales de diciembre la población pudo conocer más detalles sobre otros eventos celebrados por el gobierno británico durante los peores meses de la crisis de la covid-19. 'The Guardian' publicó en primer lugar una foto de varios miembros del partido degustando vino y queso en una fiesta celebrada en mayo de 2020, en medio del confinamiento. Además, la cadena de televisión ITV informó sobre otra cita en esos días de la agenda de Johnson, que incluyó a 100 personas en una fiesta con bebidas alcohólicas.

- En enero de 2022, el político se enfrentó a su primera sesión de control del Gobierno en la que se disculpó tras haber negado antes hasta en siete ocasiones su vinculación con los eventos, pero evitó cualquier pregunta relacionada con las fiestas. A partir de ese momento el Partido Laborista pidió su cabeza y las tensiones internas del partido empezaron a ser evidentes. Todo esto culminó con la moción de censura presentada en junio por varios miembros del partido conservador, en la que Johnson consiguió mantener su puesto con un escaso resultado: 211 votos a favor y 148 en contra del 'premier'.

- La gota que desbordó el vaso 'tory' llegó en febrero, tras el nombramiento como tesorero parlamentario de Christopher Pincher, antiguo Ministro de Estado para Europa y las Américas. La cuestión es que meses después salieron varias informaciones afirmando que Pincher se habría sobrepasado con varios hombres en un club privado, en un profundo estado de embriaguez. Además, años antes el político ya tuvo un hecho parecido con un remero olímpico. Esto conllevó una nueva dimisión, con sus respectivas disculpas, en el partido conservador a inicios del pasado junio.

Esta no sería una polémica más, ya que desencadenó la caída del dominó 'tory'. El Ministro de Economía, Rishi Sunak, el de Sanidad, Sajid Javid, dos de los políticos más respetados del equipo de Johnson, anunciaron sus renuncias al cargo el pasado martes. A estas dimisiones se unieron rápidamente las de otros compañeros: Will Quince, vicesecretario de Estado de Familias y tercero en el orden ministerial, secretarios parlamentarios privados y enviados comerciales. La suma de miembros del partido conservador que han abandonado su puesto alcanza las 38 personas, y otros 'tories' como el ministro de vivienda, Michael Gove, aprovecharon este momento para pedirle al primer ministro su dimisión ya que «el juego había llegado a su fin».