Un hombre protesta contra Boris Johnson este miércoles. El 22 hace referencia al Comité 1922, un órgano interno del Partido Conservador / efe

Así ha sido la caída de Boris Jonhson

La cascada de dimisiones en el Gobierno británico en las últimas horas se une al escándalo del 'Partygate', que durante meses ha perseguido al primer ministro

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

La singladura de Boris Johnson al frente del Gobierno británico ha estado marcada por los escándalos. Desde miembros de su Gabinete que se saltaron las restricciones sanitarias durante la pandemia hasta un caso de abuso sexual conocido esta semana, pasando por el 'partygate', las juergas organizadas en Downing Street durante lo peor de la crisis del covid.

El viaje de 425 kilómetros de Dominic Cummings

A finales de marzo de 2020, cuando todo el país estaba confinado, el todopoderoso Dominic Cummings, mano derecha de Johnson, viajó 425 kilómetros con su mujer y su hijo desde Londres hasta Durham, donde viven sus padres. También hizo una escapada en abril a Barnard Castle. «No me arrepiento de lo que hice, creo que me comporté de un modo razonable», afirmó.

El 'partygate'. Juergas en Downing Street en plena pandemia

La residencia oficial del 'premier' acogió varias fiestas en la primavera y finales de 2020, durante la primera y la segunda olas víricas, violando las restricciones sanitarias impuestas a la población por el propio Gabinete. En las imágenes que saltaron a la luz se ve claramente a Johnson y sus asesores celebrando cumpleaños, despedidas, departiendo desenfadados en el jardín... En una ocasión, su secretario invitó por correo a cuarenta personas pidiendo a cada una de ellas que llevara «su propio alcohol». Las reuniones por aquel entonces estaban limitadas a dos personas. En abril de 2021, en pleno luto nacional por la muerte del duque de Edimburgo, otra fiesta reunió a treinta personas. El propio jefe del Gobierno tuvo que pedir disculpas a la reina.

Las mentiras: «Eran reuniones de trabajo, se siguieron las reglas»

El escándalo del 'partygate' estalló en noviembre de 2021. Johnson aseguró una y otra vez, incluso en sede parlamentaria, que las fiestas eran «reuniones de trabajo» y que las reglas sanitarias se habían seguido «en todo momento».

Las investigaciones: Multas de Scotland Yard y un informe interno demoledor

El 'partygate' motivó la implicación de la Policía. Scotland Yard abrió el caso en enero de 2020 y terminó sus pesquisas en mayo con la interposición de 126 multas a 83 personas, entre ellas el propio Johnson y su esposa. A su vez, la alta funcionaria gubernamental Sue Gray llevó a cabo una investigación interna que concluyó señalando «fallos en el liderazgo». Aludía en su informe a una «cultura de alcohol y fiestas».

La puntilla: Un escándalo sexual que Johnson conocía

Esta semana le llegó la puntilla. Una cascada de dimisiones en su Gobierno no le dejó más alternativa que la rendición. El desencadenante: Johnson conocía las imputaciones por acoso sexual contra Chris Pincher y aun así le ascendió al importante papel de adjunto en el control del grupo parlamentario conservador. Pincher era uno de sus diputados más fieles. Dos miembros del partido 'tory' le acusan de realizarles tocamientos inapropiados durante una velada etílica en un elitista club londinense.