La tabla de Gilgamesh, una joya comprada por 1,7 millones

MIKEL AYESTARAN

La tabla de Gilgamesh fue robada de un museo iraquí en 1991, año de la primera guerra del Golfo, y según la investigación de UNESCO, llegó a Estados Unidos en 2007. Siete años después Hobby Lobby la compró por 1,7 millones de dólares y la expuso en el Museo de la Biblia. En 2019, un tribunal de Nueva York obligó a la compañía especializada en arte a devolverla y ya se encuentra en Bagdad, donde pronto será expuesta en el Museo de Irak.

El texto escrito en la tabla narra la historia de un semidiós llamado Gilgamesh que hace 5.000 años fue el rey de la ciudad de Uruk y que emprendió varias aventuras en busca de la inmortalidad. La directora de Unesco, Audrey Azoulay, presidió el acto de devolución de este tesoro y recordó que «Gilgamesh también tenía un sueño, uno sobre la vida y sobre la muerte, un sueño sobre el destino, sobre la amistad y sobre el amor. Y tenía preguntas que son eternas y que son una realidad para nosotros hoy como lo eran hace muchos años».

Hito literario

Esta tablilla de arcilla devuelta a Irak es una de las doce en las que se escribió esta epopeya que representa una las obras más antiguas de la literatura y que, según sostienen algunos expertos, inspiró pasajes del Antiguo Testamento como el diluvio universal.

La Unesco considera su vuelta a casa como «una victoria» importante en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales y Azoulay piensa que «la devolución de este objeto permitirá al pueblo iraquí reencontrase con una página de su historia».