Manifestación en Santiago de Chile a favor del cambio de Constitución. / afp

Boric remodela el Gobierno tras el rechazo de Chile a una nueva Constitución

El presidente sustituye a sus ministros de Interior, Salud, Ciencia, Energía y Secretaría General en una apuesta por los centristas de su coalición oficialista

I. UGALDE

Tras el contundente rechazo popular del domingo a una Constitución más progresista, el presidente chileno, el izquierdista Gabriel Boric, realizó este martes una profunda remodelación de su Gobierno al prescindir de sus ministros del Interior, Salud, Ciencia, Energía y Secretaría General. La negativa exhibida en las urnas por el 62% de los votantes a enterrar la Carta Magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet aceleró los cambios de un Gabinete ya cuestionado por «los errores» de algunos de sus miembros y por los desequilibrios entre las fuerzas de la coalición.

«Es quizás, no tengo por qué esconderlo, uno de los momentos más difíciles políticamente que me ha tocado aceptar. Y lo sacaremos adelante en conjunto por las chilenas y chilenos, y por Chile», dijo el mandatario, que consideró necesaria la reestructuración «para darle mayor cohesión» al Ejecutivo y para responder a las necesidades diarias de una población asfixiada por la inflación y la crisis política.

Tomando como referencia el resultado del plebiscito constitucional, Boric ha decidido dar una mayor presencia a las formaciones moderadas que integran la alianza oficialista. No en vano, hasta ahora el centro izquierda, representado por el Socialismo Democrático (SD), estaba en franca minoría respecto a las fuerzas de izquierda integradas bajo el paraguas de Apruebo Dignidad (AD).

Con el acercamiento del mandatario al centro, incorpora en su Gabinete a figuras como Carolina Tohá y Ana Lya Uriarte para la cartera de Interior y la Secretaría General de la Presidencia, respectivamente. Ambas ocuparon altos cargos durante los gobiernos de Michelle Bachelet.

Errores y críticas

Tohá sustituye a Izkia Siches después sonados errores durante sus seis meses en Interior, como haber acusado a congresistas del Gobierno de Sebastián Piñera (2018-2022) de deportar y posteriormente devolver a Chile a extranjeros en vuelos de expulsión. Uriarte, por su parte, recoge el testigo a Giorgio Jackson, amigo íntimo de Boric y que ahora ocupará el Ministerio de Desarrollo Social tras haber sido criticada su gestión.

Los nombramientos de ayer no estuvieron exentos de polémica. Menos de una hora después de designar como número dos de Interior a Nicolás Cataldo Astorga, antiguo líder estudiantil vinculado al Partido Comunista, Boric tuvo que retractarse al ser cuestionado por la oposición conservadora por sus ataques en el pasado a las fuerzas de seguridad.