El descenso del turismo nórdico y alemán provoca que Gran Canaria sea la isla -tras La Palma- con mayor diferencia respecto a 2019. / Arcadio suárez

Los turistas nórdicos siguen reticentes a viajar y recortan la recuperación del sector

Frente a estos mercados emisores tradicionales, hay otros que crecen con fuerza como Francia y Holanda. Gran Canaria y La Palma son las islas con más distancia de 2019

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector turístico de Canarias ha iniciado su recuperación tras los dos años de covid. Sin embargo, no todos los mercados emisores evolucionan a la misma velocidad y según el peso que estos tengan en una isla u otra, ésta ofrece mejores o peores datos.

Sin duda, son los turistas nórdicos, procedentes de Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, los más retrasados a la hora de emprender la vuelta a las islas.

Hasta marzo, llegaron a Canarias 390.908 turistas de estos mercados, un 42% menos que en 2019, cuando ascendieron a 679.511, según datos de Frontur.

El peso de este mercado en Gran Canaria provoca que la recuperación sea más lenta en la isla redonda.

Un 50% por debajo de las cifras de 2019

Según los datos de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), en lo que llevamos de año -de enero a abril- los turistas de estos países están aún casi un 50% por debajo del año 2019, antes de la pandemia.

La proximidad de la guerra con Ucrania y la pérdida de conectividad durante la covid son las principales razones del descenso de este mercado.

Hasta abril, habían llegado a Gran Canaria 95.261 turistas procedentes de Noruega, casi un 40% menos de los 155.965 de antes de la covid.

En cuanto a los suecos, se contabilizaron en los cuatro primeros meses del año 82.970 frente a los 155.070 de 2019, casi un 50% menos y respecto a los finlandeses, las llegadas en este año ascienden a 38.287, la mitad de los 77.102 que vinieron antes del covid.

Análisis por islas del sector turístico

También acusa una caída considerable respecto a 2019 el turismo alemán. Hasta abril llegaron a la isla 262.921, un 30% menos de los 375.590 de 2019.

El recorte de los mercados emisores tradicionales de Gran Canaria provoca que sea esta isla la que registra mayor caída con respecto a las cifras prepandemia y esté aún a un 23% de 2019.

Hasta abril llegaron a la isla redonda poco más de un millón de visitantes frente a los 1,4 millones de 2019. Son 326.927 menos que antes del covid.

Solo La Palma tiene una mayor caída pero en su caso la erupción le ha restado turismo en los mercados internacionales.

La isla bonita registra en lo que llevamos de año una caída del turismo extranjero de casi un 80%. De enero a abril ha recibido 15.894 turistas internacionales frente a los 73.784 de 2019.

La caída se ha compensado en parte por un aumento del turismo local y nacional pero en cualquier caso, no compensa la pérdida del internacional.

En Lanzarote la llegada de turistas está a un 15,3% de volver a cifras de 2019, cuando llegaron 863.328 personas. La diferencia en el acumulado es de 132.543 personas.

Fuerteventura se mueve en cifras similares: La diferencia con respecto a las cifras precovid es del 13,4%, lo que supone 90.881 visitantes extranjeros menos que los 678.283 de 2019.

Tenerife es la isla que mejor evoluciona gracias a los británicos

Es Tenerife la isla que mejor evoluciona. Está solo a un 11% de tener las mismas cifras que en 2019. En los primeros cuatro meses del año llegaron 1,8 millones de turistas frente a los casi 1,6 millones logrados en 2019.

Las buenas cifras de Tenerife se deben al turista británico que, aunque está por debajo de 2019, sigue recuperando mes a mes lo perdido en la pandemia.

Las caídas registradas de nórdicos, alemanes y en menor medida, británicos, se han visto compensadas por los alzas que han experimentado otros mercados, como el francés y el holandés. Solo en Gran Canaria, los primeros crecieron casi un 42% hasta abril, con 25.516 pasajeros y los segundos cerca de un 20%, hasta los 85.470.

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), José María Mañaricua, indica que Canarias se encuentra en un proceso de recuperación pero duda de que este año se cierre con el 90% del turismo de 2019.

En su opinión, las llegadas estarán por debajo después de haberse perdido la última parte de temporada de invierno. «Los nórdicos es un mercado de invierno y ya no volverán hasta la próxima temporada. Eso se ha perdido», indica Mañaricua.

La proximidad a la guerra y la pérdida de vuelos explica la caída de nórdicos

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, considera que hay dos factores que influyen en este mercado. De un lado, la pérdida de conectividad, de vuelos y plazas, con respecto a lo que había antes de 2019 -solo para el verano hay programadas un 40% menos de asientos- y de otro, su proximidad a la guerra de Ucrania. El conflicto bélico está desalentando a los turistas de estos países. Castilla recuerda además que el nórdico es un turista de invierno y le afectó de lleno la variante ómicron durante los meses de enero y febrero. La consejera de Turismo se mostró confiada en que en la próxima temporada de invierno, que irá de octubre a marzo, se recupere al completo este mercado que tiene mucho peso en Gran Canaria.