Reparos de Canarias al plan de choque turístico

10/10/2019

Canarias considera que las 13 medidas que el Estado va a poner en marcha para mitigar los efectos de la quiebra de Thomas Cook no se adaptan a las necesidades específicas de las islas. La consejera regional de Turismo reclamó el lunes a la ministra Maroto una «mayor implicación» del Gobierno central.

El plan de choque estatal que mañana va a aprobar el Consejo de Ministros para paliar la crisis turística desencadenada por la quiebra de Thomas Cook no termina de convencer al Gobierno de Canarias, que mantiene serias dudas sobre su eficacia y reclama medidas que se adapten mejor a la realidad de las islas.

Pese a que en un primer momento el Ejecutivo regional valoró positivamente la reacción de la ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, y las líneas generales del plan de choque impulsado el jueves pasado por la comisión interministerial, una vez analizadas las trece medidas en detalle ha cundido el descontento por el escaso reflejo de soluciones específicas para Canarias, que es con diferencia la autonomía más afectada por la caída del gigante británico.

De hecho, la falta de medidas ajustadas a la singularidad del archipiélago fue el eje de las críticas que la consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, planteó a la ministra Maroto el pasado lunes, durante la reunión extraordinaria del Consejo Español de Turismo, integrado por todas las administraciones públicas y los agentes económicos y sociales del sector.

Pese a la discreción con la que el Gobierno regional ha gestionado las reticencias al plan de choque estatal, diversas fuentes consultadas entre los asistentes al Consejo de Turismo han confirmado que la consejera Castilla tuvo una intervención dura en la que expresó sus recelos y reclamó a Maroto una «mayor implicación» con Canarias.

Los empresarios hoteleros secundaron las críticas de la titular canaria de Turismo respecto a la poca adaptación de las medidas previstas a las especificidades de las islas. Según los datos del Ministerio con la quiebra del turoperador Canarias pierde 450.000 plazas en la temporada de invierno, frente a las 109.000 de Baleares, 17.160 de Cataluña y 8.100 de la Comunidad Valenciana.

El planteamiento común de empresarios y Ejecutivo regional es que el plan estatal debe prestar especial atención a Canarias dado que es la autonomía que sale peor parada, al margen de medidas genéricas que pueden ser válidas para las demás comunidades menos afectadas pero no dan solución a la situación singular del archipiélago. El Gobierno canario espera que el Estado entienda sus demandas y corrija el real-decreto que aprobará mañana viernes.