‘No’ de la patronal a la ecotasa

06/02/2018

El apoyo de los socialistas a la implantación en Canarias de una tasa turística similar a la que existe en Baleares y Barcelona y que habían rechazado hasta ahora ha vuelto a reavivar el debate. Los empresarios insisten en su rechazo, convencidos de que gravar más al destino, supodrá pérdida de turistas. Los sindicatos están a favor.

Las Palmas de Gran Canaria

La tasa turística que grava a los turistas que se alojan en hoteles y que hoy existe en dos regiones españolas -Baleares y Cataluña- vuelve a la palestra tras el cambio de opinión de los socialistas canarios. El PSOE, que en 2015 rechazó este gravamen propuesto por Nueva Canarias y se alineó al rechazo de PP y CC, considera ahora que sería buena idea.

Su cambio de planteamiento no es compartido por los empresarios canarios que mantienen su ‘no’ rotundo a implantar esta tasa turística. Tanto el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, como el de la patronal turística (Feht) de Las Palmas, José María Mañaricúa, consideran contraproducente este gravamen. Ambos consideran que el Gobierno de Canarias ya grava suficientemente el turismo con un IGIC que en el año 2012 pasó del 5% al 7% y que hoy reporta ingresos por valor de 300 millones de euros. «Sería muy negativo. La ecotasa supone pérdida de competitividad. Respecto a esta tasa la opinión es muy clara: ‘no’», indicó ayer Manrique de Lara. Para Mañaricúa, un nuevo gravamen restaría clientes a las islas. «No se puede comparar con Barcelona o Baleares, que tienen mejor conectividad. Nosotros estamos a 4-5 horas de las ciudades europeas y a siete de los escandinavos. Ellos están a hora y media de Europa. Gravar más es perjudicial», señala.

El secretario general de la UGT de Canarias, Gustavo Santana, aplaude el «giro» de los socialistas aunque lamenta su demora. Para Santana, lo recaudado destinarse a fines sociales y a cubrir la exclusividad social.

Un impuesto que divide al Parlamento de Canarias

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, se mostró ayer contrario a la implantación de una ecotasa turística en el archipiélago, y menos aún «a impulsos», en referencia a la iniciativa del PSOE. «Las cosas se analizan, se ven adecuadamente y se hacen los estudios oportunos», señaló en una entrevista concedida al programa Nada que ver de ‘7.7 Radio’ y recogida por Europa Press. Además, sobre la decisión del turoperador Thomas Cook de cobrar por la reserva de hamaca en los hoteles a un precio de 25 euros, indicó que es una opción que está dentro de su ámbito de actividad privada, tal y como ocurre con las aerolíneas, al viajar en business o en turista, o la reserva de asiento si se vuela en low cost.

Coalición Canaria siempre se ha mostrado en contra de imponer un impuesto turístico, al igual que el Partido Popular. Ambos consideran que este gravamen sería perjudicial para la competitividad de las islas y lo rechazan. Hace dos meses fue el consejero de Turismo nacionalista, Isaac Castellano, quien rechazó este impuesto argumentando que «no se sabía cuanto iba a durar» la actual coyuntura de bonanza turística.

Nueva Canarias está a favor. El partido de Román Rodríguez fue el primero en plantear un impuesto sobre la estancias en los establecimientos turísticos alojativos. En 2015 presentó una proposición de ley que no prosperó por la falta de apoyos.

Los diputados gomeros podrían volver a jugar un papel clave para desempatar una votación

Ahora es el PSOE el que ha puesto sobre la mesa las bondades de una ecotasa, al fin de conseguir una partida de ingresos extraordinaria «en un destino con 16 millones de turistas y un 44% de población en riesgo de exclusión social», como señaló la semana pasada la portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Dolores Corujo.

Los socialistas canarios tienen intención de presentar «cuanto antes» una iniciativa legislativa en el Parlamento de Canarias para implantar este gravamen.

Podemos, que siempre se ha manifestado a favor de este tipo de impuestos, podría sumar apoyos ante una hipotética propuesta en el Parlamento.

De ser así, serían 30 votos a favor (PSOE, NC y Podemos) y 30 en contra (CC y PP). De nuevo, Agrupación Socialista Gomera (ASG) jugaría un papel clave con sus tres diputados para inclinar la balanza a un lado u otro.