La mitad de los hoteles abrirá sus puertas en agosto en Canarias

La patronal prevé que la oferta de alojamientos prácticamente se duplicará el próximo mes, al pasar de los 133 hoteles actuales a más de 200. El turismo local responde y abre el camino a la recuperación

JOSÉ MIGUEL PÉREZ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El sector turístico canario, el más afectado por el coronavirus, recupera lentamente el pulso gracias al estímulo de los propios residentes en las islas, que están respondiendo al llamamiento de los hoteleros a sentar las bases de la recuperación del destino con su presencia. El turismo local y la aún tímida recuperación de conexiones aéreas tras la reapertura de fronteras han permitido que unos 133 hoteles estén operativos ya en toda Canarias en este mes de julio.

Son las estimaciones del presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricua, que calcula que «el 25%» de los 534 hoteles que conforman la oferta total del destino canario ha recuperado la actividad hasta ahora. El porcentaje de complejos de apartamentos reabiertos, reconoce, es mayor, aunque cuantificarlos se antoja muy complicado.

Igual de difícil es medir las ocupaciones medias de los alojamientos operativos, advierte la patronal, aunque calculan que se mantienen en el 40% sobre el total de plazas disponibles, muy lejos del 80% habitual en esta época. Eso significaría que, a falta de la confirmación oficial, que el conjunto de los alojamientos está atendiendo en julio a unos 120.000 turistas, apenas un 10% de los 1,2 millones que recibió en este mes en 2019.

En cualquier caso, ese cálculo de recuperación del 25% de la oferta hotelera que estima la patronal supone un importante paso respecto a mayo, cuando según el Instituto Nacional de Estadística (INE) solo operaban 30 hoteles en todo el archipiélago. Fueron los que rompieron el hielo tras casi dos meses de suspensión de la actividad turística que se mantuvo en toda España dentro del estado de alarma para frenar el coronavirus.

La patronal calcula además que en agosto, el porcentaje de establecimientos hoteleros abiertos se elevará al 40% del total de la oferta, lo que se traduciría en unos 210 establecimientos operativos. De cumplirse el pronóstico, el destino canario ofrecería en torno a unas 100.000 plazas hoteleras respecto a una capacidad total de casi 250.000.

Se trata de predicciones, insiste Mañaricua, y por tanto «los resultados finales pueden cambiar de forma muy importante en función de factores como la evolución de la demanda, la oferta de plazas de las compañías aéreas y sobre todo la evolución global de la pandemia».

De hecho, ni siquiera hay datos oficiales de la oferta turística que ya se ha recuperado, y mucho menos previsiones a corto plazo sobre la evolucionará. Desde el Cabildo de Gran Canaria recuerdan que los alojamientos no tienen obligación de notificar su cierre si no se va a alargar más allá de cuatro meses. Ninguno lo hizo cuando se suspendió la actividad turística en todo el país, a finales de marzo. Y tampoco han comunicado su reapertura.

Sí hay otros indicios que apuntan a que el proceso de reapertura de los establecimientos turísticos en las islas está siendo más ágil de lo que calculan los propios hoteleros. Es al menos lo que indican los principales buscadores de establecimientos turísticos en Internet (OTA, online travel agency por sus siglas en inglés). En estas plataformas se puede comprobar que hay disponibles en toda Canarias en torno a 180 hoteles para este próximo fin de semana, lo que significaría que la oferta actual se elevaría al 33% del total existente.

La patronal se muestra también conservadora cuando se le pregunta por las expectativas de ocupación: en agosto reconoce que se alcanzarán picos del 80% los fines de semana, gracias al turismo local. Pero no creen que se llegue al 50% de media mensual. Imposible prever lo que pasará, explican, porque los clientes pueden cancelar sus reservas o posponer las vacaciones 24 horas antes de la entrada sin penalización alguna. «Las reservas pueden reflejar ahora una previsión de ocupación del 80% para agosto, pero estamos comprobando que el 50% de estas compras se están anulando, por lo que posiblemente la ocupación finalmente no llegará al 50%», matiza Mañaricua.