Los funcionarios cobran este mes un extra de entre 231 y 651 euros

La mayor parte de administraciones abona a sus trabajadores en la nómina de noviembre los atrasos derivados de la subida adicional del 1,5% para este año

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La mayor parte de los tres millones de empleados públicos han recibido ya con la nómina de noviembre una paga adicional de entre 231 euros y 651 euros para combatir el impacto de la inflación, según informó este miércoles UGT. Este extra se debe a la subida adicional del 1,5% con carácter retroactivo acordada por el Gobierno y los sindicatos, que se suma al 2% de alza que se había aprobado para este año. En total, el salario de los funcionarios se habrá incrementado un 3,5% este año.

La Administración General del Estado, la gran mayoría de comunidades autónomas y la administración local han decidido pagar a sus trabajadores los atrasos correspondientes a los meses de enero a octubre de esta subida en la nómina de noviembre, mientras que el resto de organismos probablemente lo hará en diciembre. No obstante, las gobiernos regionales y los ayuntamientos tendrán hasta marzo para abonar esta mejora, ya que finalmente el Ejecutivo accedió a ampliar el plazo hasta el año que viene para que puedan utilizar los fondos de 2023 y endeudarse si lo necesitaran.

Además, los funcionarios han visto cómo su nómina ordinaria se elevaba en noviembre a consecuencia de aplicar a partir de ahora esta alza que ya se consolida.

Menos poder adquisitivo

Pese a esta nueva revalorización, los trabajadores del sector público volverán a perder poder adquisitivo por segundo año consecutivo, más de tres puntos porcentuales en 2022, que se suma a esos casi 12 puntos menos de capacidad de compra que arrastran desde el año 2010, a raíz de los recortes que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

A su vez, este colectivo tendrá en enero una nueva subida del 2,5%, cifra que podría incrementarse hasta en un punto adicional en función de cláusulas vinculadas al IPC y al PIB nominal, según el acuerdo firmado en octubre. En concreto, recibirán un 0,5% más si la suma del IPC armonizado de 2022 y del IPC armonizado adelantado de septiembre de 2023 supera el 6%. La otra variable, también del 0,5%, se aplicará si el PIB nominal iguala o supera el estimado en el cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales del Estado de 2023.

Además, en 2024 tendrán otra revalorización fija del 2%, más un variable de medio punto porcentual si el IPC acumulado de 2022, 2023 y 2024 supera el 8%.

Si se dieran estas condiciones económicas, la subida acumulada que tendrían los más de tres millones de empleados públicos entre 2022 y 2024 sería del 9,5%.