La vicepresidenta yolanda Díaz. / FOTO: EFE | VÍDEO: AT

El Gobierno reactiva la subida del salario mínimo para 2022

Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal el próximo 7 de febrero para abrir una negociación que se prevé será también complicada

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Ya hay fecha para iniciar la negociación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2022. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, anunció este miércoles que ha convocado a los sindicatos y a la patronal el próximo 7 de febrero para abordar la nueva subida del suelo base para este año, por el que se rigen en la actualidad más de 1,5 millones de trabajadores.

El anuncio lo realizó desde Barcelona, adonde ha viajado para tratar de lograr el apoyo de los independentistas a la reforma laboral, que se votará en el Congreso el próximo 3 de febrero. «Quiero hacerles hoy desde aquí un anuncio. Acabamos de convocar la mesa de diálogo social para aumentar el salario mínimo interprofesional para este año y, desde luego, la fecha va a ser el 7 de febrero. Por tanto, en la lógica en la que venimos trabajando, y de esto también habla la reforma laboral, vamos a seguir incrementando el SMI», prometió Díaz, que recordó que en los últimos tres años ya se ha elevado un 31%.

Tanto UGT como CC OO llevaban semanas reclamando a la vicepresidenta segunda que reactivara ya la negociación, que el Ejecutivo ha retrasado hasta que la reforma laboral pase el último trámite en el Congreso de los Diputados, para que no hubiera interferencias. Sin embargo, la ministra de Trabajo descartó que se tratara de «un producto político», sino de –precisó– «mejorar la vida de la gente trabajadora más humilde».

El salario mínimo está situado desde el pasado septiembre en 965 euros al mes en 14 pagas, cuando se acordó con los sindicatos un incremento de 15 euros después de meses congelado a consecuencia de la pandemia. La CEOE se desmarcó del pacto y rechazó cualquier tipo de alza, advirtiendo que las empresas estaban atravesando una situación muy delicada por esta crisis y no estaban en condiciones de asumir un encarecimiento de sus costes. Y previsiblemente mantendrán esta negativa a otro aumento, por lo que la negociación se prevé compleja.

Sin embargo, UGT y CC OO afirman que el Gobierno ya en septiembre, cuando ellos aceptaron un alza inferior a la que reclamaban, se comprometió a que en enero el SMI ascendería hasta los 1.000 euros al mes, un compromiso que –aseguran– asumió el propio presidente, Pedro Sánchez.

Esta cuantía iría en la línea de las recomendaciones del comité de expertos, que aconseja en un informe realizado a petición del Ejecutivo elevar las rentas más bajas entre 24 y 40 euros en 2022, lo que supone colocarlo en una horquilla de entre 989 y 1.005 euros.

¿Desde enero?

Además de la subida, otra cuestión que deberá negociarse es desde cuándo se aplicará el nuevo salario mínimo. Los sindicatos exigirán que se haga con efecto retroactivo desde el 1 de enero (y así ocurrió el pasado septiembre, aunque fue para el mismo mes), pero esto genera ciertas dificultades jurídicas así como de gestión para las empresas.

También la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, abogó ayer por mejorar los salarios y apuntó que el Gobierno ya está dialogando con los agentes sociales sobre la subida del salario mínimo, subrayando que el Ejecutivo «tiene el compromiso claro de mejorar las condiciones laborales» y mantiene el objetivo de que el SMI llegue al 60% del salario medio antes del final de la legislatura, una cuantía que los expertos sitúan entre los 1.011 y 1.049 euros en 2023.