C7

Supermercados en Canarias limitan la venta de aceite de girasol por la guerra en Ucrania

Asedas apunta a un «comportamiento atípico del consumidor» por el conflicto, y llama «a la calma» ya que solo afecta a un número muy limitado de productos que, además, tienen alternativa

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

La fuerte demanda de aceite de girasol ha llevado a diferentes supermercados de toda España a limitar la venta para evitar el desabastecimiento en sus locales. El temor a una fuerte subida de los precios y la falta de stock es el motivo que ha provocado que particulares y profesionales multipliquen sus pedidos y compras, aunque la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) asegura que esta subida de la demanda «afecta a un número muy limitado de productos relacionados con el aceite de girasol procedente de Ucrania y existen alternativas tanto de origen como de producto».

Asedas, en este sentido, ha informado de que algunas empresas de distribución alimentaria están adoptando esta medida debido al «comportamiento atípico del consumidor que se ha producido en las últimas horas», algo parecido a lo que sucedió con la escasez de papel higiénico durante los primeros días del confinamiento por la pademia de coronavirus.

Se trata de una consecuencia derivada de la invasión de Rusia a Ucrania, país del que provienen una cuarta parte de las importaciones españolas de aceite de semillas. Según estimaciones del Ministerio de Agricultura, se importa al año unas 500.000 toneladas de aceite de girasol.

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) ha querido lanzar un comunicado llamando a la cierta calma asegurando que esta subida de la demanda «afecta a un número muy limitado de productos relacionados con el aceite de girasol procedente de Ucrania y existen alternativas tanto de origen como de producto».

Además, recuerda que España es productor mundial en varias de las familias de productos que componen las categorías de grasas vegetales y que la cadena alimentaria española es «extraordinariamente eficiente y tiene suficiente capacidad» para proveer al mercado de dichos productos.

Las instituciones europeas, el Gobierno y los sectores más directamente afectados están adoptando medidas para paliar esta situación concreta.