Borrar
El gerente de Fresh Tom Export Sl, Ismael López. Juan Carlos Alonso
Movilizaciones del campo canario

«Salimos a la calle porque no podemos más, solo pedimos que nos dejen ser competitivos»

El sector primario de las islas se suma a las movilizaciones del resto de la UE empezando este mismo miércoles | La tractorada se detendrá en Presidencia del Gobierno a las 11.00 horas, donde será recibida por el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, y el consejero Narvay Quintero. Luego, se dirigirá a la Plaza de La Feria, donde agricultores y ganaderos repartirán 3.000 kilos de plátanos

Javier Sheng Pang Blanco

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 20 de febrero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El campo canario lleva años sufriendo las desventajas competitivas que ahora afectan a los agricultores y ganaderos de toda Europa, fruto de su lejanía del territorio nacional y la competencia desleal de terceros países como Marruecos. Una desventaja que no siempre ha tenido el respaldo de las instituciones, que en muchas ocasiones no han sabido adaptar sus iniciativas, cargadas de buena intención, con las necesidades de un sector cada vez más crispado.

Algo similar le sucede a Ismael López, gerente de Fresh Tom Export, una explotación agrícola que se dedica a la producción y comercialización del tomate. López, con más de 30 años de experiencia en el ámbito valoró que si las instituciones quieren que el sector primario de las islas sea competitivos tienen que seguir estando presentes ciertas compensaciones como son las ayudas al transporte o el POSEI. «No hay otra fórmula. Es verdad que entran productos de Marruecos, desde hace ya muchísimos años, y siempre hemos hablado de esa competencia desleal. Es verdad, existe y está ahí, pero no nos podemos limitar a eso, porque también está toda la península mal llamada competencia nuestra».

Noticia relacionada

A esta disyuntiva se suma que las ventajas de Canarias ya no son tan acentuadas como antes. El clima, históricamente benévolo con los cultivos de las islas, también «ha machacado» a este sector en los últimos años. «Ya el invierno no son los inviernos, los veranos ya no son los veranos, las olas de calor, las calimas tan duraderas, resecan el medio ambiente, no hay la humedad que debería haber dentro de los invernaderos. Todo esto acaba derivando en «20.000 plagas, 20.000 virus, 20.000 problemas que tenemos que ir abordando poco a poco y que suponen un recorte de los beneficios, apuntó López.

«Si no paran de ponernos trabas con cuestiones que no nos corresponden, nunca podremos ser competitivos»

Otro punto en el que este agricultor está descontento es en el estricto control en el uso de los fitosanitarios, no porque los considere excesivos sino por tener que competir frente a un país tercero que no tiene esas obligaciones. López critica que cuando hay escasez de fruta en el resto de Europa, estos productos entran sin problema ninguno. «Al final, nosotros consumimos esa fruta, a mí me hacen unos estrictos controles con costes elevadísimos pero luego por atrás entra todo lo que quiera entrar. Está clarísimo que ahí estamos en desacuerdo».

Sin consultar

En este caso, el campo canario denuncia que las administraciones públicas no consultan sus iniciativas con los afectados antes de realizarlas sino que lo hacen a posteriori. «El problema es que no hablan con nosotros para ver cómo nos van a afectar sus políticas». Al tomar decisiones a ciertos niveles, deberían hablar con nosotros para ver como estamos, lo que necesitamos, ver si hay que hacer alguna inyección de capital y ver la manera de que se nos ofrezca una contraprestación por otro lado, permitiendo un periodo de adaptación», para que puedan lograr su cometido. «Lo lógico es consultar con nosotros antes, no después de que surjan los problemas».

Como ejemplo, mencionó los problemas que le han surgido al sector primario tras las recurrentes subidas del salario mínimo. Se queja de que pese a que le parece «muy digno que los salarios suban» y que «ojalá suban más», con la gran inflación que hay, no se está llegando a donde hay que llegar. «El tema es que no han preguntado a la empresa si tiene beneficios para poder subir esos salarios, en los últimos cinco años nos ha subido un 54%, todo a cargo de la empresa y sin aumentar la productividad. «Una de mis mayores reivindicaciones es que si no paran de acotarnos con otras cuestiones que no deberían estar, no podemos ser competitivos».

Ley de subvenciones

Otra de las materias que más ahoga al sector primario es el artículo 13.3 bis de Ley General de Subvenciones que exige el cumplimiento de La Ley de Morosidad, la cuál incluye que el explotador agrícola tenga que pagar sus facturas en un plazo muy limitado si quiere acogerse a la ayuda. «No estamos pidiendo más dinero, solo que nos den las facilidades para poder funcionar».

Con estas restricciones, el gerente de Fresh Tom Export denuncia que en muchas ocasiones no solo «te quedas tirado sin la ayuda» sino que por no cumplir con la solicitud de la ayuda que has pedido, se te sanciona. «Es un sinsentido».

López considera que las instituciones tienen que dar un paso al frente y empezar a «dar ejemplo». Indica que no es posible que las inversiones que hace un agricultor acogiéndose a esas subvenciones se tengan que abonar en 30 días y esa ayuda por parte del Gobierno tarde meses o años en llegar. «No les pedimos que abonen esas cantidades semanalmente pero sí se puede hacer de forma trimestral. Hay que ayudar al trabajador, si la administración me devuelve a mí el dinero que en este caso te debe por acogerte a ese tipo de compensación, lo justo es que se entregue en tiempo y forma también para que todo el mundo pueda seguir en mi actividad».

Noticia relacionada

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios