El Puerto pospone hasta el viernes la licencia del remolque a Fairplay

10/03/2020

El consejo de administración deja la autorización sobre la mesa a petición de Puertos del Estado que ha pedido tiempo para revisar un escrito en contra presentado por la Asociación de Remolcadores.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria decidió ayer, con cierta polémica, dejar sobre la mesa la licencia de remolque a la empresa Odiel Towage -filial de la alemana Fairplay-, que lleva desde julio de 2018 tratando de entrar en el puerto de Las Palmas.

El consejo tomó esta resolución a petición de Puertos del Estado, cuyos abogados consideran necesario revisar el escrito de alegaciones remitido el pasado jueves (después de que estuviera convocado el consejo de administración de ayer) por la Asociación de Remolcadores Españoles (Anare). Esta organización argumenta un «defecto de forma» en el procedimiento de Fairplay, ya que, según entiende, al ser parte interesada se le debería haber consultado. Como no se hizo, Anare advierte que cualquier acuerdo que se adopte, incluido dar la licencia, «puede ser nulo de pleno derecho».

Los abogados del Estado que se sientan en el consejo de administración del Puerto y la asesoría jurídica del organismo consideran que las alegaciones de Anare «no tienen recorrido y que no hay que dar cuenta a nadie del procedimiento» pero los abogados de Puertos del Estado consideran que debe ser analizado el escrito de Anave y han pedido 48 horas, según explicó ayer Ibarra, que no está dispuesto a dar más plazo ante el riesgo de una reclamación patrimonial por parte de la empresa de remolque germana. Fairplay tiene desde hace meses 4 remolcadores esperando para operar con un gasto de 15.000 euros diarios.

Ibarra convocará hoy para el viernes un consejo monográfico con un único punto en el orden del día: dar definitivamente o no la concesión a Fairplay. Este expediente se ha convertido en uno de los más complejos y controvertidos a los que se ha enfrentado el Puerto de Las Palmas y que no tiene antecedentes en el sistema portuario español. La entrada de Fairplay supone abrir a la competencia un servicio que ofrece Boluda en exclusiva en todos los puertos españoles.

En el consejo de ayer sí se dio el visto bueno al desestimiento de la segunda licencia de Fairplay, a la que renunció por una tercera que estuviera impecable desde el principio. Este punto también generó polémica. Algunos consejeros entienden que el Puerto debe incautarse el aval de esta segunda licencia (173.000 euros) al ser una renuncia pero la Autoridad Portuaria no lo entiende así.

Debate agrio y con ausencias de peso

Hacia tiempo que no se celebraba en la Autoridad Portuaria de Las Palmas un consejo de administración con tanta dosis de tensión y enfrentamiento entre sus miembros. Las opiniones contradictorias acerca del expediente de Fairplay dividieron a los consejeros. Unos (entre ellos el capitán marítimo, Pedro Mederos) abogaban por dar ya la licencia a esta empresa de remolque mientras que otros se posicionaban en contra y reclamaban más tiempo para tomar una decisión. Mientras el director corporativo de Boluda en Canarias y vocal del consejo de administración del Puerto en representación de Fedeport, Javier Climent, esperaba fuera de la sala. Al ser parte interesada en el proceso no se le permitió estar en la sala mientras se valoraba este punto.

El polémico consejo de administración de ayer destacó por tres ausencias destacadas: el consejero de Transportes, Sebastián Franquis; el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo y la presidenta del Cabildo de Lanzarote, Dolores Corujo. Habrá que ver si acuden al consejo de administración del viernes y el definitivo sobre la licencia.