Reformas en Europa para adaptarla a la realidad de la mujer

Alemania, Francia o Suecia han incorporado matices a la prestación por viudedad

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

España es el país de Europa que tiene un mayor gasto en pensiones de viudedad respecto al PIB entre los países de la OCDE: un 2,3% en 2019. Por contra, en algunos países europeos como Alemania, Francia o Bélgica su gasto en viudedad ha disminuido desde 1990, algo que se debe a que han llevado a cabo reformas en esta prestación para adaptarla a la realidad actual de la mujer, algo que está pendiente en España, según señala Fedea en su informe 'La pensión de viudedad en España'.

Así, en Alemania se amplió el requisito de renta para poder optar a la pensión de viudedad. Además, en 2002 se introdujo un nuevo método para calcular la pensión de jubilación de los matrimonios ('pension splitting' o compartir la pensión) que sustituye a la pensión de viudedad. Con este método la prestación de cada cónyuge es igual al 50% de los derechos acumulados entre los dos para la pensión de jubilación. Los matrimonios anteriores a 2001 pueden optar a este método de cálculo de la pensión de jubilación a cambio de renunciar a la de viudedad. La cuantía habitualmente es inferior pero tiene la ventaja de que se puede volver a contraer matrimonio y además no está sujeta a un tope máximo como la de viudedad.

En Francia se introdujo también el requisito de renta en 2003. Otras reformas que redujeron el gasto tienen relación con la duración del beneficio. En Francia y Bélgica se aumentó la edad a la cual el beneficiario tiene derecho a la pensión de supervivencia. En Noruega se redujo la cuantía de la pensión de viudedad a los menores de 55 años que no trabajan.

En Suecia también se reformó la pensión de viudedad con el objetivo de incentivar la oferta laboral de las mujeres. En concreto, se eliminó su carácter de renta vitalicia y como máximo tiene 12 meses de duración. Además, está condicionada a que el esposo sobreviviente no pueda generar ingresos.