El ministro de Seguridad Social, en el Senado en una imagen de archivo. / R. C. / Atlas

Escrivá reconoce que «no tuvo el mejor día» al hablar de pensiones

El ministro de Seguridad Social aclara que el mecanismo de equidad intergeneracional, que sustituirá al factor de sostenibilidad, está todavía por definir

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha reconocido que «ayer no tuvo el mejor día» y que el mecanismo de equidad intergeneracional, que sustituirá al factor de sostenibilidad, está todavía por definir.

Así lo ha señalado en la rueda de prensa para presentar los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de junio, donde ha confesado que «siempre dice que hay que transmitir certidumbre a los pensionistas y que ayer no transmitió adecuadamente esa certidumbre al hablar de algo que todavía está por definir». «Se me entendió mal», ha matizado.

El titular del Ministerio ha señalado que lo importante para todos los pensionistas actuales y futuros es que se ha garantizado la revalorización de las pensiones conforme al IPC. «Es el principal elemento y que se va a derogar un factor de sostenibilidad permanente que iba a afectar a todos los pensionistas», ha añadido.

Para Escrivá, el acuerdo alcanzado ha sido un avance «extraordinario» con los agentes sociales a la hora de transmitir certidumbre, eliminar las fuentes de incertidumbre y asegurarles su poder adquisitivo de forma permanente.

Fue el propio Escrivá quien ayer, poco antes del acto de rúbrica de las pensiones, en una entrevista televisiva, indicó que la generación del 'baby boom' tendrá que asumir «algo del esfuerzo» que debe hacer para moderar el gasto en pensiones para el Estado.

Después intentó matizar esas palabras al indicar que «no verán mermada su pensión». Y que «podrán elegir entre un ajuste pequeño en su pensión o alternativamente podrían trabajar algo más». En esos cálculos del ministro se encuentra el colectivo que se verá afectado por esta realidad: quienes nacieron entre los años 50 y principios de los 70 del siglo pasado.

Los 'baby boomers', un grupo de población «muy concentrado coyunturalmente», según Escrivá. No es la primera vez que el titular de Seguridad Social hace referencia a esta realidad ya que se trata de los nacidos en plena expansión económica tras la postguerra; ciudadanos que ahora se adentran en la jubilación o se encuentran a 10 o 15 años vista para hacerlo, con extensas vidas laborales y elevadas cotizaciones, que subirán la factura de las pensiones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también se refirió a esta coyuntura al recordar que entre los objetivos de este pacto se encuentra el de «asegurar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones ante el gran desafío del 'baby boom' de la próxima década». «Hablamos de ver de qué manera se pueden garantizar las pensiones dignas y sostenibles, que entrará en vigor a partir de 2027 para evitar que recaiga en las generaciones más jóvenes», afirmó.

El factor de equidad deberá sustituir al de sostenibilidad, un mecanismo introducido en la reforma de 2013 por el que se vinculaba el ajuste de las nuevas pensiones a la esperanza de vida, implicando un recorte al calcularlas. Nunca se llegó a aplicar. Aunque del nuevo sistema solo se conoce la denominación, las declaraciones dejaron claro el camino de que implicará algún ajuste. Es lo que pidieron los empresarios el martes cuando ratificaron el pacto en su comité ejecutivo. La intervención más tajante en este sentido fue ayer la del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien considera «fundamental que se siga manteniendo el factor de sostenibilidad, lo llamemos como lo llamemos».

El texto del acuerdo delimita al 15 de noviembre la fecha en la que ese mecanismo debe estar consensuado con los agentes sociales. Y si no es así, el Gobierno tiene vía libre para aprobarlo sin necesidad de alcanzar ningún pacto. Así se lo recordó Garamendi a los miembros del Ejecutivo que acudieron ayer en Moncloa a la rúbrica oficial: «El Gobierno lo implementará». Porque, advertía, «si solo ponemos lo que vamos a gastar será complicado si no lo equilibramos», en referencia al incremento del gasto.