El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a los líderes sindicales y de la patronal, en la Moncloa. / R. C. | Vídeo: EP

El ajuste de las pensiones se cuela en la rúbrica del pacto

Escrivá anticipa que habrá que elegir entre un «pequeño» recorte o «trabajar más» mientras Garamendi recuerda que el Gobierno deberá aprobar el nuevo mecanismo antes de fin de año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La dimensión del ajuste de equidad que el Gobierno y los agentes sociales han postpuesto para los próximos meses se ha convertido en uno de los protagonistas del acto de firma del Pacto por las Pensiones, que esta mañana ha tenido lugar en el Palacio de la Moncloa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha indicado que entre los objetivos de este acuerdo se encuentra el de «asegurar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones ante el gran desafío del 'baby boom' de la próxima década».

Ese 'baby boom' está compuesto por un gran colectivo de ciudadanos, el de los nacidos entre los años 50 y 70 del siglo XX, quienes deberán asumir un «esfuerzo» en sus prestaciones para hacer sostenible el sistema. Así lo había indicado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, en una entrevista televisiva pocos minutos antes del acto en Moncloa. Será un «ajuste moderado» de las pensiones del futuro.

Pedro Sánchez ha anticipado que «se sustituirá el factor de sostenibilidad por un mecanismo de equidad intergeneracional». «Hablamos de ver de qué manera se pueden garantizar las pensiones dignas y sostenibles, que entrará en vigor a partir de 2027 para evitar que recaiga en las generaciones más jóvenes», ha afirmado en el acto.

Sin embargo, Escrivá ha señalado previamente en TVE que el problema de sostenibilidad de las pensiones está «muy concentrado coyunturalmente» en la generación de los llamados 'baby boomers'. Lo que hará el nuevo mecanismo es actuar sobre esta generación, que es «más ancha», para que asuma «algo del esfuerzo» que debe hacerse para moderar el gasto en pensiones durante un periodo concreto de tiempo. «No verán mermada su pension, podrán elegir entre un ajuste pequeño en su pensión o alternativamente podrían trabajar algo más. Tenemos todavía que concretar los detalles», ha explicado el ministro.

La intervención más tajante en este sentido ha sido la del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien considera «fundamental que se siga manteniendo el factor de sostenibilidad, lo llamemos como lo llamemos». Garamendi hace así referencia a la supresión de la medida incluida en la reforma de las pensiones de 2013 (un mecanismo de ajuste de las futuras pensiones en función del envejecimiento de la población), aunque nunca llegó a aplicarse. Será sustituido por uno de «equidad», aunque sus términos dben ser negociados para antes del 15 de noviembre. El líder de los empresarios ha apuntado que si no hay un acuerdo entre los agentes sociales «el Gobierno lo implementará». Porque, ha advertido, «si solo ponemos lo que vamos a ganastar será complicado si no lo equilibramos», en referencia al incremento del gasto en pensiones.

Las intervenciones de los secretarios generales de CC OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, no han tocado esta cuestión. Sí se han felicitado por el «consenso alcanzado», tal y como ha explicado Álvarez. «La revalorización de las pensiones ya no volverá a depender del Gobierno de turno», ha explicado. Por su parte, Sordo considra que este acuerdo «abre una amplia gama de ingresos para dar certidumbre en las próximas décadas». «Y así mantener un sistema de protección social suficiente para las generacion del 'baby boom'», ha afirmado.