Efe

El pesimismo se apodera de la Bolsa por los temores al frenazo económico

El Ibex-35 se deja un 7,5% en apenas tres días, mientras que el coste de la deuda española se dispara a niveles de 2014

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Al pánico que se apoderó de las Bolsas durante la semana pasada tras conocer el dato de inflación de Estados Unidos (los precios suben ya a un ritmo del 8,6% en ese país), le ha sucedido este lunes una nueva embestida de los mercados, azuzados por las caídas en todo el mundo y el miedo generalizado ante el futuro económico. El Ibex-35 se ha dejado finalmente un 2,47% y ha cerrado en los 8.183 puntos. Se trata de su nivel más bajo desde mediados de marzo, en la que fue la peor etapa tras el inicio de la guerra en Ucrania. En tres sesiones, ha perdido un 7,5% de su valor.

Los inversores han comenzado a replegar posiciones en los mercados, que viven unas de las semanas más convulsas del año con varios frentes abiertos. Por una parte, el de los datos de la inflación siguen mostrando cómo la imparable subida de precios parece no tener fin. Por otro lado, todas las miradas se encuentran pendientes de la reunión de la Reserva Federal (Fed) de EE UU, donde se espera una subida de 0,5 puntos tras conocerse el IPC de mayo. Esta semana también se reunirá el Banco de Inglaterra, que podría anunciar nuevos incrementos de tipos. Y para rematar un contexto tan complejo, nuevos brotes de coronavirus en Pekín han obligado a las autoridades chinas a restringir los movimientos, con el efecto que esas decisiones tienen en la producción, la distribución y el consumo del resto del mundo.

El resto de bolsas europeas han recorrido el mismo camino bajista que el Ibex: París ha perdido un 2,4%; Fráncfort, un 2,5%;el Eurostoxx-50, un 2,7%;y Londres un 1,5%. En Wall Street, el industrial S&P-500 ha confirmado su nueva tendencia bajista.

En el caso de la deuda, el coste del bono español a 10 años sigue acelerándose y ya se encuentra en el entorno del 2,9%, su nivel más alto desde junio de 2014. Con ello, la prima de riesgo vuelve a subir este lunes otro 9% hasta los 135 puntos básicos.

Sergio Ávila, analista de IG, explica que «cuando las subidas de tipos de interés pueden provocar un frenazo importante en el crecimiento económico, como es el caso en estos momentos, y eso puede traducirse en un periodo de estanflación en la economía, entonces la situación ya no es tan buena para los bancos». Además, apunta que «las futuras subidas de tipos de interés en Europa pueden causar problemas en el pago de la deuda a los países periféricos que tienen grandes porcentajes de deuda frente al PIB, la mala gestión económica generalizada de estos países provoca que cuando se tensionan los tipos de interés tengan que utilizar grandes partidas de los presupuestos anuales para hacer frente a los intereses de la deuda».

Entre las materias primas, el precio del barril de crudo Brent, de referencia para Europa, se sitúa en el entorno de los 120 dólares, con un descenso del 1,6% frente a la semana pasada. Esta caída se explica por las débiles perspectivas de consumo, que puede verse alterado por el alza de tipos de interés, así como por los nuevos problemas de coronavirus en varios puntos de China, a la espera del alza en la producción de crudo anunciada para julio.