Campana en la Bolsa de Madrid. / bme

El Ibex se queda atrás incapaz de atacar los 9.000 puntos

El selectivo pierde un 0,11% al cierre hasta los 8.981 puntos pese a las subidas en Europa y Wall Street

Clara Alba
CLARA ALBA

El Ibex-35 vuelve a paralizarse ante el reto de superar los 9.000 puntos, que sí ha llegado a superar en los mejores momentos de la sesión. Sin embargo, la cota sigue siendo inédita al cierre desde hace más de dos meses.

De nada ha servido que Wall Street repita máximos y que el resto de bolsas europeas hayan cerrado en verde. El selectivo se deja un 0,11% hasta los 8.981 puntos, con los inversores a la espera de conocer el viernes el importante dato de empleo en EE UU, que de nuevo dará pistas sobre el futuro de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed).

Fluidra y Pharmamar han liderado la parte alta de la tabla, con avances de más del 3% al cierre, seguidas de Repsol, que repunta un 2,4%. Pero los grandes movimientos se han quedado ahí. Los bancos han vuelto a ejercer presión a la baja en una jornada en la que el dinero ha vuelto a entrar en los mercados de deuda, con el rendimiento del bono a diez años español (que se mueve de manera inversa al precio), cediendo al 0,33%.

Las entidades suelen cotizar esta evolución de forma negativo, pues por su negocio les beneficia más unos intereses al alza. Santander es el valor del sector que ha presentado peor comportamiento al cierre, con pérdidas del 1,2%.

BBVA también se deja un 0,69% tras conocerse su regreso al índice Eurostoxx 50, del que había salido el año pasado en plena tormenta bursátil para la banca. Por su parte, la presión sobre el sector turístico se ha dejado notar en otros movimientos en el índice que agrupa a los grandes valores europeos, con la salida de Amadeus tres años después de su entrada.

Del mismo modo, los inversores han seguido muy pendientes la evolución de los precios del petróleo, después de que los países miembros de la OPEP+ decidieran ayer mantener su decisión de aumentar la producción de 400.000 barriles diarios. Tras la decisión, el barril de Brent cede ligeramente hasta los 71,32 dólares, mientras que el West Texas, la referencia estadounidense, se mantiene sobre los 68 dólares.