Los transportistas barajan parar la luz a final de mes

14/01/2018

Los transportistas del puerto de Las Palmas barajan ir al paro en la segunda quincena del mes en La Luz para protestar por los retrasos que se están produciendo en las terminales a la hora de cargar los contenedores y que les está acarreando un grave perjuicio económico. El colectivo tomará una decisión en una asamblea convocada para el próximo martes.

ETIQUETAS:

Tras soportar demoras diarias en la recepción de los contenedores de hasta cuatro horas durante todo el año 2017, los transportistas del puerto de Las Palmas han decidido dar un golpe sobre la mesa para forzar un cambio de la situación.

El colectivo está llamado el próximo martes a una asamblea en la que se propondrá ir al paro en la segunda quincena de mes. En ese encuentro y según señala el secretario general de la Federación de Empresas del Transporte (FET), José Ángel Hernández, se decidirá la duración y características de ese parón.

Los transportistas se quejan de que la falta de maquinaría y de personal en la terminales provoca que la entrega de los contenedores se retrase. Frente a los cuatro viajes diarios que debería realizar cada camión y que se entiende como «ratio óptimo» se están haciendo dos. «Esto tiene un sobrecoste para el transportista en gasto de combustible y contratación de otros camiones externos para cubrir el servicio», indica Hernández.

Según explica, el sector «ya no aguanta más». «Hemos hablado con el Puerto, con la Confederación Canaria de Empresarios, con los importadores pero nadie soluciona el problema y nosotros seguimos perdiendo dinero», manifiesta.

Desde las terminales afectadas -La Luz y Opcsa- se están buscando soluciones para minimizar el problema pero, según señalan fuentes cercanas, las demoras «no son solo cosa suya». Estas fuentes apuntan que en el problema intervienen otros factores externos como es el elevado absentismo en la plantilla de estibadores (del 21%) que provoca que no haya suficiente personal. «Hay repetición de turnos con sus descansos y esto para las terminales en horas clave del mediodía», indican.

Fuentes próximas aseguran que La Luz ha cambiado parte de su maquinaría y creado un carril reversible para que en los momentos de mayor movimiento haya tres en lugar de dos. En la misma línea, Opcsa trabaja por reducir las demoras. «Pero por mucho que se haga el problema seguirá por algo muy sencillo: el importador quiere su contenedor y lo quiere ya», indican estas fuentes.