Los tomateros realizan los primeros despidos tras recortar la plantación

09/08/2019

La empresa aldeana Silvestre Angulo Brito, la más antigua de la isla, echa el cierre y despide a 46 trabajadores. En Fuerteventura se quedan sin trabajo 150 personas. El ajuste está comenzando

La decisión de los productores de tomate canario de reducir este año la superficie de cultivo por el temor al brexit comienza a tener consecuencias en el empleo. La empresa aldeana Silvestre Angulo Brito, la más antigua de la isla, ha decidido echar el cierre y ha solicitado un ERE para 46 trabajadores. Esta empresa forma parte junto con Hortícola Aldeana del grupo Sociedad Agraria de Transformación, que sí mantiene su actividad.

La empresa Silvestre Angulo Brito exporta el 95% de su tomate al Reino Unido y teme que, después del 31 de octubre y materializado el brexit, no tenga mercado en el que colocarlo. Fuentes cercanas indican que la decisión no ha sido fácil pero que finalmente su propietario ha tenido que tomarla por el «elevado riesgo» que suponía invertir para después no poder vender en el Reino Unido.

Este cierre no es el único que se produce de cara a la próxima zafra. En julio cerró la Cooperativa Exportadora de Tomate de Gran Tarajal, en Fuerteventura, con 70 años de historia y que aglutinaba a unos 30 productores. Su cierre supuso el despido de más de 150 trabajadores.

Con anterioridad, en abril fue la Cooperativa Agrícola Yeoward, en el sureste de Gran Canaria, la que decidió no plantar más tomate de exportación ante la caída de los ingresos y el temor al brexit, con el consecuente impacto en el empleo.

Según fuentes cercanas, en lo que llevamos de año el sector del tomate ha destruido en torno a 300 empleos y el ajuste continuará. Según explican, el empleo que se verá más afectado será el fijo-discontinuo que las empresas contratan una vez que la campaña está más avanzada, la planta ha empezado a dar y comienza la labor de empaquetado.

Las empresas que siguen a fecha de hoy con la exportación aunque con menos superficie a cultivar son Coagrisan y Hortícola Aldeana (en La Aldea); Grupo Bonny, SAT Nicolases y Colican, en el sureste; Unex Tomates, en Telde y cuya producción va casi en exclusiva al Reino Unido y Bonnisa, en Tenerife.

Pesimismo entre los productores

El presidente de Coagrisan, Juan José del Pino, se mostró ayer pesimista con el «incierto» futuro del sector. Según dijo, los productores llegarán «hasta donde puedan». Respecto al brexit, señaló que están esperando acontecimientos para tomar decisiones de producción. Critica que desde que en 1996 Marruecos empezó a comercializar tomate en Europa la UE no haya defendido al producto canario contra los incumplimientos marroquíes. «Después de tanto repetirlo tenemos asumido que nada se va a hacer. La agricultura de las islas ha sido la moneda de cambio para contener a los inmigrantes y cerrar a acuerdos en otros sectores como el pesquero», se queja.