El miedo al ‘brexit’ duro frena la plantación de semillas de tomate

06/08/2019

Fuerteventura no producirá este año y en Gran Canaria y Tenerife se recortará la superficie de cultivo. El sector, en horas muy bajas, teme un final próximo.

La elección de Boris Johnson como primer ministro británico y su anuncio de que el próximo 31 de octubre el Reino Unido saldrá de la Unión Europea, sea como sea, ha sembrado el pánico entre los productores de tomate de Canarias.

La mayoría exportan en torno a un 50% de su producción al Reino Unido y hay dos empresas que venden en exclusiva a este país. De producirse el brexit a la bravas, como ha anunciado Johnson, decaerían las subvenciones al transporte que recibe el tomate canario a través del Posei y con las que Europa trata de compensar la lejanía y ultraperiferia del archipiélago. Sin esas ayuda la exportación es inviable.

Ante esta situación, los productores isleños han decidido tomar medidas. No quieren verse el 31 de octubre, al inicio de la zafra y comienzo de las exportaciones, que no tienen mercado al que vender su tomate y perder las inversiones realizadas.

Para esta campaña se va a recortar un 15% la superficie de cultivo. Los productores ya han comenzado la labor de plantación con la colocación de los semilleros y en las próximas semanas se pasa a cultivo con menor cantidad que otros años, según indican fuentes de la Federación de Asociaciones de Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Las Palmas (Fedex).

Fuerteventura, que el año pasado exportó en torno a 4 millones de bultos (cada bulto es una caja de 6 kilos), este año no va a producir ni exportar tomate. La única empresa que quedaba en esta isla -la Cooperativa de Gran Tarajal- deja la actividad por las dificultades de un sector que languidece por los elevados costes y una fuerte competencia de países como Túnez, Egipto y Turquía, a lo que se une ahora la amenaza del brexit.

En Gran Canaria operarán esta campaña seis empresas, una menos que la anterior, mientras que en Tenerife siguen las tres que había. Todas ellas con recorte de plantaciones y producción.

No solo el tomate vive con temor el próximo 31 de octubre. El pepino es otro de los grandes perjudicados del brexit. En esta campaña el número de productores se recorta a la mitad y se queda reducido a tres. «No podemos arriesgar a producir invirtiendo mucho dinero y luego vernos que no tenemos donde vender la mercancía», indican fuentes cercanas.

La consejera de Agricultura se reúne hoy con los productores

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, la socialista Alicia Vanoostende, viaja hoy al municipio de La Aldea para mantener un encuentro con los productores de tomate de Canarias.

La reunión se produce a petición del alcalde de La Aldea, el también socialista Tomás Pérez, quien vive con preocupación el recorte de la superficie de cultivo decidida por los productores y las expectativas de un sector «en horas muy bajas» y con un porvenir «en el aire». No hay que olvidar que el 75% de la economía de este municipio grancanario depende del sector primario y sobre todo, del tomate de exportación. «La Aldea es el municipio más afectado por la situación que vive el tomate», indican fuentes cercanas.

Al encuentro también están invitados los productores de tomate unidos en la Fedex.

Estos pondrán sobre la mesa de necesidad de tomar medidas para enfrentar un brexit que, a fecha de hoy, parece inevitable e inminente. Como señalan fuentes cercanas, el anterior Ejecutivo constituyó una comisión de seguimiento y evaluación del brexit, en la que se sentaban representantes de los distintos sectores afectados como el turismo, la industria y la agricultura. Tras siete reuniones y muchas propuestas, la comisión se cerró ante la convocatoria de nuevas elecciones sin avances. «Se habló de planes de contingencia pero no se concretó en nada. Ahora tenemos el problema a la vuelta de la esquina y no se ha hecho nada. El brexit, tal y como lo plantea Johnson, supone la desaparición del tomate de las islas», indican estas fuentes.

En la anterior campaña se exportaron 51.362 toneladas de tomate. La cifra se verá recortada este año aunque, por ahora, no hay datos oficiales. En todo caso, las cifras actuales de venta de tomate al exterior son testimoniales si se comparan con los años buenos de la fruta en las islas. En la década de los años 80 y 90, Canarias exportaba en torno a 450.000 toneladas de tomate por campaña. Además de tomate vendía al exterior pepino, pimiento, berenjena y judías verdes. Las abultadas cifras convertían a las islas en la región europea que más tomate exportaba en tan pocos meses, de octubre a mayo. Aquello es hoy historia. Los elevados costes de producción, la fuerte competencia de otros países y el hecho de que no haya renovación generacional explica la pérdida de peso del tomate en la economía.

  • 1

    ¿Debería cambiarse el sistema de reparto de plazas en los viajes del Imserso?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados