La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / R. C.

La debilidad del consumo pone en duda la recaudación prevista por Hacienda

Los expertos ven «irreal» las estimaciones de recaudación para 2021, aunque la economía repunte, por el daño que arrastrarán consumo y exportaciones

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El Plan Presupuestario que el Gobierno ha presentado ante la Unión Europea, como paso previo a la elaboración de las nuevas cuentas públicas para 2021, puede quedarse en papel mojado ante los coletazos que sigue provocando el coronavirus en toda España y las repercusiones económicas y laborales que se extenderán durante buena parte del próximo año en materia de consumo, inversión y resultados empresariales. Es, al menos, la opinión de los expertos económicos consultados por este diario, quienes coinciden en señalar que los cálculos de Hacienda están inflados.

El Plan prevé que el Estado recaudará unos 33.500 millones de euros más el próximo año. Los ingresos crecerían a un ritmo superior al 10% en todas las figuras mientras que la economía repunta, aunque menos de un 8%. Rubén Gimeno, director del servicio de estudios del REAF sostiene que «por mucho que se recupere la economía, como está previsto, el incremento de recaudación que se estima dependerá mucho de la capacidad de inversión de las empresas y de la capacidad de consumo que tenga la población». «Y todo apunta a que la incertidumbre seguirá condicionando la evolución de toda la economía» durante buena parte de 2021. Este experto aclara que incluso aunque el próximo año se solucionara la crisis sanitaria por completo «familias y hogares arrastrarán todavía por entonces muchas pérdidas acumuladas en 2020».

En casos como el del Impuesto de Sociedades, Gimeno recuerda que, tal y como ocurrió en la crisis de hace una década, «aunque las empresas tengan beneficios el próximo año, les servirán para compensar fiscalmente las grandes pérdidas de este», con lo cual la recaudación no será tan elevada como Hacienda ha previsto. Incluso aunque modifiquen el impuesto, aclara que «por esa vía no se va a conseguir tanta recaudación» como la señalada ante la Unión Europea. Sin embargo, Hacienda prevé que el Impuesto sobre Sociedades vuelva a niveles de 2019, con una recaudación de 25.465 millones de euros, es decir un 13,9% más, por el aumento de los beneficios empresariales en 2021 y «por la adopción de ciertas medidas».

No obstante, el Ejecutivo ha decidido retrasar los cambios en el Impuesto sobre Sociedades a después de 2021, aunque incluirá ajustes tributarios en los presupuestos del año que viene para las rentas más elevadas y para los grandes patrimonios, según apuntan fuentes cercanas a la negociación presupuestaria.

Tampoco vislumbra Juan Abellán, profesor de Finanzas en EAE Business School, un panorama benigno en el caso del IRPF o el IVA, figuras muy ligadas al día a día de los hogares. «En España, el PIB cae sobre todo en consumo doméstico y en exportaciones», explica este profesor. «El consumo es confianza y la incertidumbre sanitaria actual, y la que habrá en el futuro, es la que traslada la inseguridad a la hora de reactivar el gasto», afirma. «Hay muy pocos visos de que el consumo se dinamice como espera el Gobierno», puntualiza.

En este caso, Hacienda también contempla un incremento de ingresos por IRPF y Patrimonio, que llegarían a 137.512 millones, un 10% más.

Impulso a la actividad

En lo relativo a los nuevos impuestos (las tasas Google y Tobin, fundamentalmente) el profesor Abellán sí ve más posibilidades de que recauden lo estimado, «a la espera de respuestas como la que pueda tener Estados Unidos» con los aranceles. Pero esos importes (casi 1.000 y 850 millones de euros, respectivamente) aportarían solo una pequeña parte de la recaudación anual estimada.

Hacienda justifica que la previsión supere los 33.000 millones por dos efectos. Por una parte, el «rebote» sobre los ingresos de compararse con un año 2020 lastrado por los confinamientos; y por las nuevas medidas tributarias, que aportarían 7.000 millones.

 El Gobierno calcula que IVA e Impuestos Especiales incrementen la recaudación un 17,66% frente a la caída del 12,8% este año (18.600 millones más). Y que repunten Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, por la «fuerte recuperación» de la vivienda.

Temas

Paro, PIB, IRPF