España, partidaria de "una solución pactada" para el ‘brexit’

27/02/2019

España "mantiene la voluntad de llegar a una solución pactada" con el Reino Unido para su salida de la Unión Europea, desde el propósito de garantizar la continuidad de las relaciones entre ambas partes.

Unas relaciones que el Gobierno español desea que sigan siendo "lo más próximas y más estrechas posibles" pese al abandono de la estructura continental por ese país, según ha afirmado este miércoles su secretario de Estado para la Unión Europea, Luis Marco Aguiriano.

Puesto que, en cualquier caso, "relaciones comerciales, culturales o turísticas vamos a seguir teniendo, de la misma manera que habrá españoles en el Reino Unido y británicos en España", razón por la cual "es fundamental que podamos desarrollar esa nueva relación, en interés mutuo", ha argumentado.

Desde ese planteamiento, "mantenemos la voluntad, evidentemente, de llegar a una solución pactada, una retirada ordenada del Reino Unido, y la negociación serena de un acuerdo con el Reino Unido para el futuro", ha insistido.

Garantías

El secretario de Estado, que ha hecho estas declaraciones a preguntas de periodistas tras asistir en Las Palmas de Gran Canaria a una reunión de la Comisión de Seguimiento del Brexit impulsada por el Gobierno regional con sus consejeros de Economía y Agricultura, Pedro Ortega y Narvay Quintero, ha pedido, en todo caso, que el Reino Unido no cambie sus posiciones mientras se dialoga.

Porque, "evidentemente -ha sostenido-, no podemos entrar en un vaivén de hacer un acuerdo internacional a 28 en Bruselas y que el Parlamento de la señora May (la primera ministra británica) luego lo rechace".

"Con lo cual también pedimos que nos den un mínimo de garantías de que el acuerdo al que lleguemos pueda ser refrendado por su Parlamento", ha apostillado.

Luis Marco Aguiriano ha reiterado, de cualquier forma, que actualmente la UE, después de pactar un texto de convenio con Reino Unido que fue al final rechazado por el país pese a que el Ejecutivo de Theresa May lo respaldaba, conserva la intención de buscar una fórmula que encaje las pretensiones de ambas partes.

Sin tocar las líneas rojas

Por lo que en este momento apuesta, según ha explicado, por "un escenario donde se busque, sin reabrir el acuerdo de retirada, el tratado internacional, una fórmula, que puede ser una declaración o un memorándum, un texto, en definitiva, que satisfaga las preocupaciones de la señora primera ministra May, y sobre todo a su Parlamento".

Eso sí, "sin tocar las líneas rojas de la UE, que son la intangibilidad del mercado interior y las cuatro libertades fundamentales, de circulación, entre otras cosas", ha matizado.