Las vicepresidentas Teresa Ribera y Yolanda Díaz, hoy en el Congreso. / EFE

España, dispuesta a anticiparse a la UE para intervenir el precio de la luz

Las eléctricas se muestran a favor de intervenir el coste del gas de forma temporal por el «efecto dominó» que ha tenido en la inflación

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Apenas 24 horas después de conocer los planes de la Comisión Europea para atajar la crisis energética por la guerra de Ucrania, la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anticipó ayer que el Gobierno puede actuar antes que la propia UE «si es imprescindible» en lo relativo a topar la cotización del gas dentro del recibo eléctrico. Esto es, a intentar limitar el impacto de esa materia prima sobre el conjunto de mercado mayorista diario, el 'pool'.

Para Ribera, es reseñable la medida de Bruselas que «reconoce la necesidad y utilidad de aplicar una tasa o minoración extraordinaria» a las eléctricas por el sobrecoste del gas y también en evitar un «contagio» en los precios en un mercado que la propia vicepresidenta considera ya «roto». «Es imprescindible el mensaje de trabajar rápidamente en cuáles son las medidas, incluyendo en su caso topes al precio al que se puede casar la electricidad en el mercado», indicó ayer, al recordar la insistencia del Ejecutivo ante Bruselas para actuar en este campo desde el pasado verano. Aunque sus peticiones no habían tenido la respuesta deseada de Moncloa.

Ribera no descarta la posibilidad de dejar fuera el gas del mercado eléctrico y que se pague «a través de un mecanismo de precio que reconoce el coste real» o «introduciendo un tope a las ofertas que se pueden presentar al mercado mayorista». En todo caso, sigue pidiendo calma. Señaló que «la Comisión Europea ha pedido unos días para poder consultar y evaluar la mejor propuesta» y ha dejado claro que «se trata de medidas temporales».

La vicepresidenta cree necesario «tomar medidas muy rápidamente», ante la evidencia en España de una «falta total de liquidez en la disponibilidad de electricidad a precio razonable», debiendo la industria a acudir a un mercado mayorista, con un precio en la actualidad «fuera de rango». En todo caso, Teresa Ribera ha explicado que «la mejor de las opciones» es trabajar conjuntamente con la Comisión, como ha dicho que hace España, «para que las decisiones que se puedan adoptar a nivel europeo sean suficientemente eficaces». «Lo que no significa que vayamos a descuidar todo el margen y, si es imprescindible, adelantarnos con medidas adicionales en nuestro caso», precisó al anticipar un nuevo paquete de medidas.

La Comisión también insiste a los Estados para mejorar las ayudas a los consumidores vulnerables, tanto domésticos como industriales, con la posibilidad de medidas fiscales y tarifas sociales específicas, además de las de fijación de precios. De hecho, el Ejecutivo se está planteando reformar el bono social (el descuento de entre el 60% y el 70% que se aplica a 1,2 millones de consumidores vulnerables en la parte del consumo de sus facturas) para adaptarlo a una tarifa reducida (que podría rondar los 50 euros/MWh), según diversas fuentes del mercado. Todas estas medidas se debatirán en la reunión informal que los presidentes europeos celebran entre hoy y mañana en Versalles. Un encuentro previo al Consejo de final de mes.

Por primera vez en esta crisis, las eléctricas se han pronunciado y lo han hecho para respaldar una intervención estatal en el precio del gas, porque, a su juici, evitará el alza de la electricidad y el encarecimiento general de los precios. Fuentes del sector apuntan que es el precio del gas, y no el de la electricidad, lo que se ha encarecido en Europa, generando un «efecto dominó» en la espiral inflacionista. Y estiman que esa intervención que propone Bruselas ahorrará 400.000 millones de euros a Europa. Calculan que un precio limitado del gas a 80 euros/MWh, el coste del 'pool' bajaría a 180 euros/MWh.

Desplome del 30% en un día

Mientras tanto, los precios de la luz dan un pequeño respiro al anticipar un coste de generación que se situará este jueves en el entorno de los 360 euros/MWh. Supone un descenso del 22% con respecto a los 545 euros/MWh que marcó este martes, en récord.

Estos niveles se producen al calor de la escalada en el precio del gas. El gas bajó ayer hasta los 150euros/MWh, un 30% inferior a la cotización del martes, tras las medidas anunciadas por la UE en materia energética para amortiguar la subida de precios. Varias industrias, como Acerinox (Cádiz)o Arcelor(Guipúzcoa) han anunciado paradas de producción por los altos costes que soportan en sus instalaciones.