Todos obligados a fichar en el trabajo

08/04/2019

A partir del 12 de mayo todas las empresas deberán tener implantados sistemas de control horario y cuantificar las horas que hacen sus trabajadores. El 90% de las sociedades isleñas carece de sistema y trabaja en la implementación de esta controvertida medida.

Cambio de calado en el mundo profesional. En apenas un mes, a partir del próximo 12 de mayo, los 913.400 ocupados de Canarias están obligados a fichar a la entrada y salida de su trabajo, en cumplimiento con el decreto ley aprobado el 8 de marzo por el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez.

La medida, con la que se pretende acabar con los abusos en las horas extraordinarias, está pendiente de convalidación por la Diputación Permanente y se aplicará sí o sí a partir del 12 de mayo a pesar de que hay muchos detalles de su aplicación que están pendientes de aclararse. Esto está generando gran preocupación en el empresariado de las islas, en donde abundan las pymes y sociedades con menos de cinco trabajadores y que a partir de ahora tendrán que «vigilar» las horas de sus trabajadores. El 90% de las empresas isleñas carece de este control y estudia ya la manera de aplicarlo. Son muchas las dificultades

El control horario, que se aplica actualmente en la administración pública y ya es un hecho en algunas grandes empresas de Canarias como Lopesan o Dinosol (Hiperdino) choca de lleno con los nuevos modelos laborales basados en la flexibilidad, la consecución de objetivos y la productividad. Aunque la intención es buena: vigilar los abusos que se producen de las horas extra y su impago, la medida no es considerada la más idónea por las consecuencias negativas que puede acarrear, como el aumento del presentismo. Además, echa por tierra lo avanzado con los nuevos modelos profesionales como el teletrabajo (cuyos empleados producen un 10% más que los que acuden a la oficina). Ahora se trata de estar el mayor número de horas en el trabajo, no el que las que se hagan sean eficientes y productivas.

Óliver Alonso, presidente del grupo Domingo Alonso, una de las empresas que más ha avanzado en un modelo de trabajo colaborativo, de responsabilidad compartida y flexible -adaptado a las necesidades de sus trabajadores- considera un «paso atrás» el control horario. «Es retroceder en el tiempo. Llevamos años trabajando en crear equipos responsables y comprometidos y en aplicar metodologías ágiles, donde se trabaja por proyectos, pagando por encima de convenio y ahora esto. El Gobierno está lejos de la realidad de las empresas», indica. Aboga por acabar con el abuso de horas extra pero donde se produce. «No podemos pagar justos por pecadores», dice.

Cara y cruz: Así opinan sindicatos y empresarios

Gustavo Santana (UGT): «Es una medida necesaria para acabar con el abuso de las horas extraordinarias»

El secretario general de la UGT de Canarias, Gustavo Santana, defiende la implantación del control horario en todas las empresas como forma de acabar con el abuso que hacen muchas empresas de las horas extraordinarias y su impago. «Con esta medida se busca paliar un defecto. En este país y en esta comunidad autónoma se hacen muchas horas extraordinarias y no se pagan la mayoría, con las consecuencias negativas que conlleva para los trabajadores y para las propias arcas públicas ya que por esas horas no se está cotizando», asegura Santana. El secretario general de la UGT rechaza las críticas hechas por los empresarios respecto a las dificultades de algunas empresas para aplicar el control horario porque sus trabajadores, o bien tienen empleos flexibles o trabajan fuera de la oficina parte de la jornada, como los comerciales o los agentes inmobiliarios. «Hay tecnologías suficientes para adaptarse a todas las casuísticas empresariales», asegura Santana. Rechaza también las voces empresariales que consideran que el control horario va contra de la flexibilidad y los nuevos modelos de trabajo, como el teletrabajo, favoreciendo el presentismo. «La flexibilidad a la que apelan los empresarios ya la conocemos todos, lo único que buscan es dar una vuelta de tuerca al Estatuto de los Trabajadores para empeorar las condiciones e ir a una individualización de las relaciones laborales». critica. Santana considera que en el éxito de la medida es clave el papel de la inspección sobre todo por las pymes. «Si se sabe de un sector o una empresa en la que hay mayor abuso ahí debe ir la inspección», manifestó.

José Cristóbal García (CCE): «Es innecesario. Crea un problema y desconfianza en las relaciones laborales»

El secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, rechaza de nuevo la implantación del sistema del control horario por diversos motivos. Según considera, este «sistema de vigilancia» va a enturbiar las relaciones entre empresarios y trabajadores porque genera desconfianza. Además, asegura que la medida va a perjudicar a los empleados «más débiles», es decir, aquellos con menos formación y cualificación. «Va a generar un problema donde no lo hay», asegura García. La implantación del sistema de control horario va a implicar un desembolso económico para los empresarios pero para García esta consecuencia es la menos importante de la medida. Lo más complicado, en su opinión, es cómo se implanta teniendo en cuenta las peculiaridades de muchas empresas en las que los trabajadores no desempeña su labor en un centro de trabajo fijo. «¿Cómo se va a controlar eso? y cuando un trabajador esté de viaje por trabajo o en comidas o cenas con clientes, ¿cómo se controla eso?», se pregunta García, quien indica que existe una gran preocupación entre las empresas. En su opinión, el control horario va en contra de la flexibilidad laboral y un modelo laboral basado en la consecución de objetivos y el aumento de la productividad. Otro problema que se plantea a las empresas es cómo llevar ese control horario, si los trabajadores deben firmar todos los días un documento de registro de horas o solo cuando se realizan horas extra; si se envía por mail o si tendrá carácter mensual. La patronal prevé mantener en breve un encuentro con la Inspección para aclarar los detalles.

Más de la mitad de las horas extraordinarias no se pagan

40.000 en Canarias

Los españoles realizan a la semana 6,4 millones de horas extraordinarias, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. De este total, más de la mitad de las horas extra no fueron abonadas. En concreto no se pagó por 3,4 millones de horas semanales. A nivel de Canarias y según el INE, a la semana los trabajadores hacen 140.000 horas extra. Los hombres realizan 124.600 y las mujeres, 15.800.

Grupos profesionales

Los técnicos, científicos e intelectuales son el grupo profesional con más horas extraordinarias, con 1,3 millones. De éstas, 854.000 fueron no pagadas, es decir, el 65%. Le siguen los trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores que trabajaron más de 1,2 millones de horas extras a la semana. Sin retribución fueron el 39%, según la plataforma de gestión de recursos humanos Tramitapp.

Cada empresa un mundo

Hasta ahora los sistemas de registro diario de la jornada laboral se exigía a aquellas empresas con contratos a tiempo parcial y a aquellas en las que se realizaban horas extraordinarias. A partir del 12 de mayo será obligatorio para todas las empresas que operan en España, inclusos los autónomos que tengan un solo empleado. Las casuísticas empresariales dificultan en algunos casos ese control horario.

Sanciones elevadas

El decreto del Gobierno deja abierta la puerta a la forma en la que se va a implementar ese control horario a través de la negociación colectiva. Asimismo, permite que esas horas extraordinarias se puedan abonar no en dinero sino mediante días de libranza. A la inspección le tocará comprobar si las empresas cumplen la ley y llevan a cabo ese registro. De no hacerlo habrá sanciones de más de 6.000 euros.