El Gobierno bendice el gas y Morales plantará cara

Nuevo enfrentamiento entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Gran Canaria a cuenta de la entrada del aire propanado (también llamado gas aunque no tiene que ver con las regasificadoras) en el archipiélago. El Ejecutivo sigue adelante con su implantación y Morales advierte que tendrá al Cabildo «de frente» si entra en la isla.

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

El mismo día que el Gobierno de Canarias bendecía en la capital grancanaria la entrada del aire propanado en las islas al presidir la firma entre la empresa Redexis -que lo implantará- y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) -que financiará con 125 millones parte de la inversión-, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales arremetía contra este combustible y advertía al Ejecutivo que, de seguir adelante con su implantación, «le tendrá de frente».

En la rueda de prensa de la firma del crédito, el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, indicó que la prioridad del Ejecutivo es llegar al máximo de producción y penetración de las energías renovables. Pero dado, que no todo puede ser renovable, se opta por el aire propanado por ser una «materia prima» más limpia y que emite menos gases contaminantes. «Nuestra apuesta es por una Canarias sostenible», manifestó Ortega, cuyas palabras fueron refrendadas por el vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Román Escolano, quien señaló que el aire propanado tiene el respaldo de Europa dentro de su estrategia de sostenibilidad. Además de a este proyecto el BEI ha financiado con un crédito de 50 millones de euros la metroguagua de la capital grancanaria.

Oposición del Cabildo de Gran Canaria

Morales, por su parte, se opone a la entrada de este combustible que está presente en todas las comunidades autónomas salvo en las islas al entender que «hipoteca la entrada de las renovables». «Es intentar meter por cualquier vía las infraestructuras gasistas», indicó ayer Morales en referencia a las regasificadoras, de las que es su principal opositor.

Según indicó, el único interés en introducir el aire propanado en la islas es desarrollar obras. «¿Dónde está el negocio? En la obra civil y después si te he visto no me acuerdo», indica Morales, que considera que el modelo energético que se quiere introducir está «caduco» y es del siglo pasado. En todo caso, según aclara, no tiene objeción a que haya industrias que opten por aire propanado en lugar de la biomasa, que, en sus palabras, «es más barata». «Pero no puede ser que que para que unas empresas abaraten los costes de producción tengamos que volver todos los grancanarios a la cocinilla de gas», señaló.

En este sentido y como valoración política, Morales advirtió que dará la batalla para impedir su entrada. «Me temo que el Gobierno a esta isla no le va a imponer ningún modelo. Si lo intenta nos tendría de frente como ya pasó con la regasificadora», dijo. Por otro lado y como institución, como presidente del Cabildo de Gran Canaria, aclaró que su oposición a Redexis responde a que el proyecto presentado «no cumple técnicamente».

Según explicó, la propuesta de la empresa «no cumple» ni con el planeamiento ni con la Ley de Carreteras. «Las servidumbres de carreteras no se pueden utilizar para infraestructuras privadas», afirmó.

Finalmente y en respuesta al presidente de Asinca, Gonzalo Medina, que tachó este fin de semana de «absurdo» los ‘peros’ del Cabildo al aire propanado, Morales achacó estas declaraciones a que «hablaba de oídas». «No se ha informado y habla de oídas, no sé si siguiendo indicaciones políticas o de la empresa», manifestó.

Canarias es la única región sin gas canalizado

El presidente de Redexis Gas, Fernando Bergasa, mostró ayer su satisfacción por la firma del acuerdo de financiación con el BEI por importe de 125 millones de euros para implantar el gas. El proyecto supondrá en su totalidad una inversión de casi 500 millones de euros a cinco años y dotará a Canarias de una energía presente en todas las comunidades autónomas de España. Redexis opera en 565 municipios españoles. Bergasa destacó que contar con el respaldo del BEI «certifica» la calidad y «el encaje de un proyecto en la sociedad del futuro» que apuesta por la sosteniblidad. Redexis fue el ganador de un proceso de concurrencia abierto por el Gobierno de Canarias para llevar el gas canalizado a ocho municipios de las islas. Su expediente está ahora en proceso de autorización administrativa.

La empresa desplegará más de 2.900 kilómetros de red subterránea entre Las Palmas de Gran Canaria, Telde, Agüimes, Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Arona, Granadilla de Abona y Puerto de la Cruz. Hasta ahora, Telde, Agüimes y La Laguna, además del Cabildo, han mostrado su rechazo. Redexis prevé llegar al 85% de la población total. En total, 425.000 viviendas, 4.500 restaurantes y bares, más de 370 hoteles, 400 centros de educación, 14 hospitales y 70 centros de salud, más de 300 edificios públicos y 64 polideportivos. En los próximos días iniciará una campaña de información con la que espera que el rechazo se convierta en apoyo.