El Gobierno flexibiliza el despido tras los ERTE para los negocios estacionales

El texto del acuerdo con sindicatos y patronal aclara que «se valorará» la situación de cada empresa para prescindir de su plantilla, aunque esté obligada a mantenerla todo este año.

JOSÉ MARÍA CAMARERO / MADRID

Las empresas podrán realizar despidos cuando concluya el ERTE por fuerza mayor sin necesidad de tener que mantener intacta su plantilla durante seis meses. El acuerdo que ayer rubricaron el Gobierno, los sindicatos (CC OO y UGT) y las patronales (CEOE y Cepyme) incluye una cláusula con la que se abre la puerta a esta posibilidad, hasta ahora rechazadas por el Ejecutivo y los representantes de los trabajadores. El texto indica que el compromiso de mantener el empleo «se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable». Y tendrá en cuenta «las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo.

Con esta salvedad, el Gobierno posibilita que, en términos generales, las empresas ligadas al turismo, la hostelería o el ocio, cuya actividad principal factura en los meses de verano, podrían despedir a sus trabajadores aunque se hayan acogido a un ERTE por causa mayor derivado del coronavirus, con todos los beneficios que haya supuesto para el negocio en materia de exoneración de cotizaciones sociales.

El de los despidos había sido la gran cuestión que había retrasado la firma del acuerdo hasta finales de la semana pasada. Los empresarios querían que los negocios que lo pasen mal pudieran echar a sus trabajadores, si se veían en una encrucijada ;una opción rechazada por sindicatos. Al final, llegaron al acuerdo de incluir una condición: podrían despedir aquellas compañías que se vieran abocadas a presentar un concurso de acreedores.

Tras el acto de la rúbrica del acuerdo, ayer en el Palacio de la Moncloa, las partes remitieron el texto a este diario, donde aparece esa salvedad. Será hoy cuando el Consejo de Ministros ponga sobre la mesa el texto definitivo en el que se plasmen las condiciones del acuerdo. Por lo que la redacción final puede contener nuevas sorpresas con respecto a lo acordado ayer. «Plasmarlo en un decreto ley es más complejo», admiten fuentes del Ejecutivo.

Apenas unas horas después de la firma entre Gobierno y agentes sociales con el que anunciaron el acuerdo para prorrogar los ERTE del coronavirus hasta el día 30 de junio, la patronal pidió al Ejecutivo abordar «a la mayor brevedad» su ampliación en los sectores que lo necesiten más allá esa fecha.

Reincorporación gradual

Los empresarios consideraban que aunque la actual prolongación de los ERTE es positiva, se hace necesario «un nuevo proceso de negociación para ampliar el acompañamiento a las empresas y personas trabajadoras más afectadas más allá del mes de junio». En el punto de mira se encuentran todos los negocios turísticos, de ocio y hostelería, y otros muchos, que se verán impactados por su actividad al ralentí durante el verano, a pesar de que puedan abrir sus puertas en las próximas semanas. «Son negocios perfectamente identificables», reconoce la patronal.

Se trata de una realidad sobre la que también tratan ya los sindicatos. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, advirtió de que si la actual situación se prolonga, permitirá que se pueda abrir una nueva negociación que permita que en los sectores más afectados puedan continuar el tiempo que sea necesario hasta que finalice la pandemia.

Se trataría de que esas empresas pudieran seguir acogidas al sistema de protección que el Gobierno puso en marcha con el estado de alarma en marzo, que puede llegar a cubrir a cuatro millones de trabajadores. Además, las firmas que puedan recuperar parcialmente su actividad podrán proceder a la incorporación de personas trabajadoras desde el ERTE de forma gradual, según evolucionen sus negocios.