Consumo gestiona 4.000 reclamaciones desde enero

08/08/2018

Las redes de Consumo del archipiélago han recibido más de 4.000 reclamaciones de ciudadanos en los seis primeros meses del año. Más de la mitad corresponden a la provincia de Las Palmas y 1.770 a la de Santa Cruz de Tenerife.

El mes con mayor número de reclamaciones presentadas fue enero, coincidiendo con las rebajas de invierno, con 848, según informó la Dirección General de Comercio y Consumo que dirige Ángeles Palmero.

Del análisis del trabajo de los servicios especializados en esta materia del Gobierno de Canarias y de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (Omic) de las islas se desprende que «la cifra es muy similar a la recogida a estas alturas de año en el pasado ejercicio, en el que los servicios autonómicos de consumo tramitaron, en los doce meses, un total de 8.399 reclamaciones.

En 2017, los ciudadanos de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote presentaron 4.781 reclamaciones, mientras los de Tenerife, La Palma, Gomera e Hierro alcanzaron las 3.618. Los ciudadanos comparecen ante las oficinas de información al consumidor de ámbito local y regional, principalmente para dejar constancia de su desacuerdo con las exigencias de compañías de telefonía móvil.

Consumo presentó también el balance del trabajo del servicio de inspección de consumo. En los primeros meses del año se levantaron un total de 627 actas, de las que 162 pasaron a analizarse más detenidamente porque podrían derivar en la apertura de expedientes, mientras 465 fueron negativas.

Este año se han tramitado 58 expedientes sancionadores de los que 38 fueron tipificados como graves, 20 leves, 21 por resistencia a la labor inspectora, 16 por publicidad engañosa, 10 por cobro indebido de cantidades y tres por irregularidades en el etiquetado, entre otros.

El año pasado fueron 76 los expedientes de sanción tramitados y 96 el ejercicio anterior, 2016. La mayor parte de las sanciones corresponden este año a la apertura de establecimientos sin licencia y por apertura en festivos sin autorización.