El Gobierno canario gestiona anualmente más de 7.500 reclamaciones sobre consumo

15/03/2017

El Gobierno de Canarias gestiona anualmente más de 7.500 reclamaciones sobre consumo, gestionando la junta de arbitraje 1.262, pasando el grueso de estos expedientes a la inspección de consumo y un porcentaje fue rechazado por no cumplir con los requisitos.

  Así lo pone de manifiesto el Gobierno de Canarias coincidiendo con el Día Mundial de los Derechos del Consumidor. Al respecto, indican que de las reclamaciones derivadas en las islas, el año pasado en 1.262 solicitudes de arbitraje de las que 918 fueron presentadas por consumidores y 344 por las organizaciones municipales o insulares de consumidores (OMIC y OICC).

  En cuanto al consumo, lo que más reclamaciones suscita son las telecomunicaciones, ya que el 74,8 por ciento de las presentadas procedían de este sector, específicamente de la telefonía. Le siguen, muy de lejos, las reclamaciones contra el servicio de correos (4,3%), las eléctricas (1,5%), la reparación de automóviles (1,4%), las tintorerías, agencias de viaje, muebles, ropa, enseñanza, reparación del hogar y otros como seguros, financieras, agua, sanidad, etcétera.

  Así, la junta arbitral de consumo dictó finalmente 791 laudos por una cuantía media de 894 euros. Además, se estimaron el 60 por ciento de las reclamaciones presentadas, se desestimaron 188 (23,8%) y fueron consideradas parcialmente el 16,8 por ciento, según informó el Gobierno canario en nota de prensa.

  Por otra lado, el Gobierno de Canarias dispone de un servicio de inspección e instrucción de consumo que en los dos meses y medio de este año 2017 ha desarrollado 370 acciones de inspección de comercios, 434 inspecciones de consumo, de las se derivó el levantamiento de 67 expedientes ante posibles infracciones.

  En cuanto a los aspectos que controlan los inspectores se encuentra información que llega a los consumidores a través del etiquetado obligatorio cumpla con la normativa dictada por la Unión Europea.

  Asimismo, recuerdan que desde el 13 de diciembre todos los alimentos a la venta en establecimientos de Canarias deben contener obligatoriamente la etiqueta con la información nutricional de los mismos.

  Esta medida tiene como fin proteger la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información, de tal forma que con esta norma se pretende mejorar el etiquetado en todos los productos, envasados y no envasados, para que proporcione información "útil, legible y comprensible".

  El objetivo, señalan, es asegurar que los consumidores tomen decisiones con conocimiento de causa y utilicen los alimentos de forma segura, teniendo especialmente en cuenta consideraciones sanitarias, económicas, medioambientales, sociales y éticas.

  En cuanto a los aspectos que deben etiquetar los industriales del sector alimentario en el envasado se encuentran el valor energético, las grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcar, proteínas y sal de los productos envasados.

  Otra de las novedades de 2017 en el ámbito comercial, es que el Gobierno de Canarias no fijó un periodo determinado de rebajas, de tal forma que son los comerciantes los que deciden libremente cuando aplican sus rebajas de precio, promociones y descuentos aunque desde la Dirección General de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias se recuerdan habitualmente los derechos y deberes en este sector y, específicamente, cuando se ofrecen estas acciones comerciales especiales, que implican una reducción en los precios pero no una disminución de los derechos de los consumidores.

  Por último, informó de que se ha implantado un servicio de cita previa para atender a los ciudadanos, lo que señalan ha servido para "la ordenación de las acciones del departamento y la organización de los tiempos de trabajo", además de ofrecer a los usuarios una atención de calidad.

  Los consumidores que deseen presentar una reclamación o realizar alguna consulta deben ponerse en contacto con el teléfono de atención telefónica del Gobierno de Canarias, el 012, donde se les facilitará una cita para acudir a los servicios de consumo para que puedan realizar sus gestiones con total comodidad.