Fútbol: UD Las Palmas

«Si alguien es capaz de levantar esto, es Juan Manuel»

15/05/2018

La milagrosa salvación del filial amarillo se gestó con la elección, en noviembre, de un técnico que ya carga varias gestas en su haber y que, tras más de cinco años sin ejercer, bajó al barro.

Hasta noviembre, Juan Manuel Rodríguez, hombre de club, era uno de los colaboradores más estrechos de Tonono y limitaba sus actuaciones a la cantera, en labores de información y captación de valores propios y de otros clubes. Sin actividad en los banquillos desde junio de 2012, cuando había acabado su anterior etapa en el primer equipo, siempre se resistió a colgar el chándal. Sonreía a quienes le daban por jubilado en el oficio. Y no dudó en volver al lío cuando el club decidió buscar un revulsivo para resucitar a un filial cuyo destino parecía estar en Tercera, tras iniciar la campaña en Segunda B de la peor manera. «Si hay alguien que lo puede conseguir es Juan Manuel», vaticinó con seguridad Nicolás Ortega en aquella transición. El tiempo, juez implacable de todo, ha repartido razones. Seis meses después, Las Palmas Atlético tiene garantizada su plaza en la categoría de bronce y gran parte de esta conquista tiene que ver con el estilo inequívoco y único de su técnico, un Juan Manuel Rodríguez que ya carga con varios milagros similares y que forma parte de la historia de la entidad por derecho propio.

Entrenador de la antigua escuela

Entrenador visceral, supersticioso y de rituales insalvables (son conocidas sus filias y fobias a la hora de escoger hoteles, número de habitaciones e, incluso, itinerarios en los viajes), su modelo casa con el de la antigua escuela: examen minucioso del rival y sus circunstancias, charlas motivacionales personalizadas y pasionales y discurso siempre prudente, aunque, si es menester, agresivo en defensa de los intereses propios. Inmune a que por la plantilla profesional del club desfilaran nombres sin que se considerara el suyo (incluso Paco Jémez, al que relevó en 2011 cuando había riesgo de descenso a Segunda B), se centró en todo momento en una misión compleja como pocas y que, como se vio el pasado domingo, en las celebraciones tras el partido ante El Ejido, le ha exprimido al máximo. Sus gestos emocionados, genuflexiones y lágrimas fueron el desahogo a tanta tensión acumulada.

Desde el primer momento en el que asumió el mando dejó claro a los jugadores que sí se podía y basó el levantamiento posterior en la paciencia y la didáctica, corrigiendo errores de base heredados y conceptos básicos que beneficiaron la competitividad y picardía de los futbolistas. El resultado, 41 puntos de 73 posibles y salvación récord. Ahora estudia si seguir, su vocación, o volver a los despachos. Elegirá porque se lo ha ganado.

  • 1

    ¿Que resultado cree que obtendrá la UD Las Palmas este domingo en su partido contra el Málaga, líder de segunda?

    Gana.
    Empata.
    Pierde.
    Votar Ver Resultados