Borrar
Directo El Gobierno de Canarias informa de las medidas impulsadas para facilitar el acceso a la vivienda
Sandro busca la pelota en Butarque. laliga
Una sequía foránea que no deja prisioneros, pero tampoco dispara a la UD

Una sequía foránea que no deja prisioneros, pero tampoco dispara a la UD

fútbol - segunda división ·

Las Palmas cuenta sus dos últimas visitas con sendos 0-0 y ni con toda la artillería fuera capaz de meter un gol a un Leganés con 10 desde el minuto 17

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 19 de febrero 2023, 16:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En el liderato, sí, pero con la misma ventaja respecto a sus principales perseguidores: la mínima. Esa que a la primera derrota que llegue podría dar un giro radical a la situación que está viviendo Las Palmas. Los de García Pimienta, que tal vez se equivocase en los cambios en el descanso, fueron incapaces de hacerle un gol a un Leganés que estaba con 10 futbolistas en el césped desde el minuto 17, cuando Juan Muñoz vio la roja por una entrada criminal a Álvaro Valles.

Todo pintaba bien en ese momento. Había aguantado el combinado isleño el asedio pepinero en ese primer cuarto de hora del partido. Sobrevivió en el alambre y, en una acción a balón parado favorable a los locales, les cayó una expulsión sin discusión alguna. Porque Juan Muñoz levantó la plancha a Valles y le clavó los tacos, con mucha fuerza, a Valles en la boca del estómago.

Pero volvió a pasar lo mismo que en Santander, cuando con un jugador más en el campo, la UD no pudo abrir la lata. Son ya dos encuentros en superioridad numérica tirados por la borda. Y, sin ir muy lejos, las dos últimas salidas amarillas se cuentan sin goles. Ni a favor, ni en contra, todo sea dicho. La sequía foránea no deja prisioneros, pero tampoco dispara hacia arriba a los isleños.

Erró Pimienta en su planteamiento tras el descanso. Sentó a Pejiño -amonestado- para evitar otra amarilla absurda y a Enzo Loiodice. Dio entrada a Marvin y Mfulu. No salió bien la jugada porque Álex Suárez y Enrique Clemente, los dos laterales que jugaron en Butarque, estuvieron siempre muy anclados atrás. Más pendientes de apagar fuegos en los posibles contragolpes del Leganés que de sorprender creando superioridad descolgándose por la zona de los extremos.

Andará, a buen seguro, dándole vueltas Pimienta, siempre meticuloso, a sus decisiones. Porque Marvin por Álex Suárez hubiese tenido más sentido visto lo visto. Y la opción de darle todo el carril izquierdo a Pejiño, con pulmones y físico más que suficiente para ejercer de falso carrilero, tampoco era tan arriesgada. Sobre todo, teniendo en cuenta que el rival estuvo con 10 futbolistas durante más de 75 minutos de partido. Casi nada.

Luego saltaron también Loren y Sandro, toda la carne al asador. Pero ni con esas. Al final se quedó a cero. Pese a toda la dinamita que metió en el campo -solo le faltó probar a Florin Andone-, los grancanarios no fueron capaces de desatascar a un aguerrido Leganés -que tuvo mucho mérito y cuajó un encuentro superlativo-. Una sequía que debe comenzar a regarse ya lejos de casa.

Noticia Relacionada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios