Borrar
Coco despeja ante Vitor Roque. Álex Suárez observa al fondo la acción. Fotos: Efe

La paradoja de la UD: luce en Montjuic pero sigue con números de descenso

Fútbol ·

Tres derrotas consecutivas, seis jornadas sin ganar y dos puntos de los últimos 18 posibles dibujan una tenebrosa tendencia

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 31 de marzo 2024, 17:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La paradoja de esta UD viene por lo acontecido el sábado en Montjuic ante el Barcelona, partido en el que se mantuvo siempre en pie pese a una inferioridad numérica de más de una hora, con el mérito que esto implica ante un rival de ese calibre, y por sus consecuencias, una derrota que sigue ahondando en la crisis de resultados que viene lejos y que, sin comprometer la permanencia, sí ha enterrado las ilusiones de pujar por una plaza europea.

Entraba dentro de las previsiones caer con el Barça aunque, al igual que no se contaba con perder frente al Almería, Pimienta diseñó un plan de abordaje para reventar los pronósticos que se vino abajo con la prematura expulsión de Valles. Sin embargo, la capacidad camaleónica del equipo, capaz de sobreponerse a esa merma y competir, minimiza el sabor amargo de la derrota al proyectarse argumentos y capacidad para revertir el rumbo en las jornadas que vienen. Consciente de la importancia que tiene levantar la cabeza y mirar al frente, el entrenador no ahorró elogios al esfuerzo y disposición de sus jugadores: «Me quito el sombrero. Demostramos personalidad y que sabemos sufrir».

Ciertamente, el resultado no ocultó las buenas prestaciones de una UD muy por encima de la imagen ofrecida en las jornadas precedentes y que sí justificó las críticas. Eso sí, la realidad numérica es la que es y ahora se encara un nuevo parón competitivo, por la final de la Copa del Rey, en circunstancias calcadas al anterior paréntesis. Porque por muy buen impronta que dejara el paso por el Lluis Companys, una nueva derrota ya figura en el casillero y es lo que, por encima de otras consideraciones, manda ahora.

En la posición 12ª y con doce puntos de ventaja sobre el Cádiz, primer equipo en puesto de descenso a Segunda, no hay riesgo real de complicar una permanencia virtualmente certificada, a falta de ocho jornadas por disputar y numerosos enfrentamientos directos en la parte baja que invalidan la opción de implicar a Las Palmas en esa disputa.

Pero la dinámica de resultados que ofrece el último tramo del calendario resulta llamativa por negativa y pobre: solo un triunfo en las nueve fechas precedentes (2-0 al Valencia y el pasado 10 de febrero), tres derrotas consecutivas y sin anotar un gol y seis partidos enlazados huérfanos de triunfos y encajando siempre algún tanto, lo que supone el peor dato del curso, por encima del que se dio al inicio cuando, al inicio de la temporada, la victoria se resistió hasta la sexta comparecencia.

Números de descenso

Números de descenso, con dos puntos de los últimos 18 posibles, que preocupan porque suponen un castigo que pesa. No ha sido norma en este curso un escenario sombrío como el actual, todo lo contrario, y en Barranco Seco chirría tener que lidiar con una dinámica impropia a lo que se ha venido proyectando.

Y, por si fuera poco, el calendario que viene presenta dientes de sierra: un Sevilla renacido en el Gran Canaria (14 de abril) y todavía con obligaciones para escapar del trío de cola, visita a un Celta que, como el Sevilla, no ha resuelto su salvación (20 de abril) y aterrizaje en Siete Palmas de un Girona que quiere jugar la Champions (29 de abril).

Desde 2021 no se perdían tres partidos seguidos

Es la primera vez de García Pimienta en el banquillo de la UD que encaja tres derrotas consecutivas y es que desde noviembre de 2021, tiempos de Pepe Mel al frente de la dirección del equipo, no se vivía una racha como la de ahora. Entonces, en Segunda División, y entre las jornadas 16ª y 18ª del campeonato 2021-22, se cayó, de manera sucesiva frente al Zaragoza (2-3) y en las salidas a Málaga (2-1) y Leganés (4-1). Más de dos años después, las caídas en casa frente al Athletic (0-2) y Almería (0-1), además de la reciente derrota en Barcelona (1-0), igualan una sucesión desconocida en los últimos tiempos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios