Enzo Loiodice, en un partido de la UD. / c7

Enzo Loiodice y Pejiño, fichajes estrella para Pimienta

A las renovaciones, el técnico sumará para la temporada que viene a dos futbolistas que apenas pudo disfrutar, pero que está deseando poner en el once titular

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

A la espera de las incorporaciones que ejecutará Luis Helguera, García Pimienta tiene dos señores fichajes para la temporada 2022-23. El técnico catalán podrá contar, por primera vez y si nada sale mal, con Enzo Loiodico y Pejiño juntos. Nunca antes pudo meter en la misma alineación al centrocampista francés y al extremo gaditano debido a las lesiones.

Vitales en los planes del club, pues el nivel de ambos futbolistas fue sublime cuando estuvieron sanos y bien físicamente, Enzo y Pejiño se antojarán nuevamente capitales en los esquemas de la UD Las Palmas. Si recuperan su versión óptima, son sin duda jugadores a seguir en Segunda División. De hecho, con Pepe Mel, cuando las lesiones dieron tregua, fueron indiscutibles. Pimienta los quiere disfrutar y en su libreta tiene sus apellidos apuntados en rojo.

A Loiodice se lo cargaron en el derbi de la segunda vuelta, tras un golpe criminal de Enric Gallego. Intentó seguir, pero su hombro dijo basta. Luego lo volvió a intentar y tuvo que pasar por el quirófano para tratarse la lesión que padecía en el hombro derecho y que el pasado 18 de marzo culminó con éxito. Su último encuentro se remite al duelo ante el Huesca, justo una semana antes de su operación. Desde entonces, un vacío.

El galo había sido un pilar siempre que estuvo a disposición de Pepe Mel. También para García Pimienta. 24 partidos y un tant a sus espaldas, donde sumó 1.544 minutos. Ya con Las Palmas en la promoción de ascenso, Loiodice volvió a ejercitarse con el grupo e incluso viajó con el resto de la plantilla al choque de la ida de las semifinales contra el Tenerife en el Heliodoro Rodríguez López.

Aunque no entró en ninguna convocatoria, tenerle de nuevo siendo uno más fue una tremenda alegría. El francés es un jugador muy querido dentro del vestuario por su nobleza y humildad, así como por parte de la afición amarilla.

Pejiño, que sí pudo sentirse futbolista en el tramo final del campeonato, entrando en el derbi canario desde el banquillo, es un puñal. Un extremo de los de antaño y que Pimienta quiere exprimir al máximo. Ya con Mel, en el inicio de Liga, se convirtió en una referencia de la categoría, anotando cinco goles en las ocho primeras jornadas.

Acabó la competición con solo 16 partidos jugados (751 minutos), lo que lastró bastante el poderío ofensivo de Las Palmas. El entrenador catalán, por su parte, nunca escondió elogios hacia su «Peji» en sala de prensa.

Ahora llegarán a la pretemporada, que arrancará a comienzos de julio, en plenas condiciones para coger el tono físico y poder ser importantes de nuevo con la Unión Deportiva. «Ya he aprendido que no puedo volver a jugar más con dolor», dijo Pejiño en una entrevista concedida a este periódico.

Luego, como Enzo, tuvo que operarse. El andaluz pasó por quirófano para tratarse unas molestias de pubis que jamás desaparecían. Pero eso ya es historia y ambos, con contrato en vigor, serán importantes.