El habilidoso jugador de Barbate, celebra su gol al Cartagena, durante la presente temporada. / UDLP

Pejiño, o el regreso de ese jugador que marca diferencias

Cuando desapareció de las alineaciones, por lesión, era el máximo goleador del equipo con cinco goles

PEDRO GARCÍA las palmas de gran canaria.

En la hoja de partido del pasado lunes, encuentro frente al Leganés, en el Estadio de Gran Canaria, aparecía el nombre de Pejiño entre los suplentes. Una gran noticia para todos. Se trata de ese jugador distinto que tiene Las Palmas y que está cada vez más cerca de su reaparición, tras varios meses ausente por lesión.

Recordamos que el pasado mes de enero fue intervenido quirúrgicamente de osteopatía de pubis, operación realizada por el doctor Pedro Luis Ripoll, en una clínica especializada para deportistas de elite, en la ciudad de Murcia, la misma donde hace unos años también fue operado con éxito del tobillo el exjugador amarillo, Sergio Araujo, hoy en día en el AEK Atenas de Grecia.

Desde entonces, el hábil extremo de Barbate, ha estado al cuidado de los servicios médicos del club, y de las manos expertas de Juan Naranjo, jefe de fisioterapeutas del equipo, y del elenco de profesionales que trabajan a su lado cada día en Barranco Seco al cuidado de los futbolistas. No hay prisas, se marcan los tiempos de la reaparición de manera precisa para evitar la recaída.

El año pasado vivió una situación algo similar. Marcó cuatro goles y se pasó una larga temporada lesionado, desde la jornada 8 (partido frente al Cartagena) hasta la jornada 24 (partido ante el Sabadell) donde reapareció jugando 45 minutos (fue suplente).

Pejiño jugó sus últimos 18 minutos en el partido del pasado 18 de diciembre de 2021, en casa, frente a la SD Éibar (0-1). Desde entonces ha sufrido un calvario con las lesiones que ya parecen estar en olvido. Cuando se ausentó, era el máximo goleador del equipo con cinco tantos (Huesca, Mirandés -2-, Ponferradina y Cartagena). Ahora regresa para hacer más potente el ataque amarillo. La UD Las Palmas ha estado este año doce partidos consecutivos si un jugador determinante en el uno contra uno, hábil en el regate con la zurda, de buen disparo a portería, con olfato de gol. En definitiva, pocos jugadores hay en la segunda división que marquen diferencias con la pelota como él. Ese futbolista distinto que todo entrenador quiere tener en su equipo. Para García Pimienta la vuelta de Pejiño, en el mejor momento del equipo, significa una pieza más de oro que colocar en ese puzzle de buen fútbol que empieza a construirse en la decisiva recta final del Campeonato. Una victoria este domingo en Ponferrada colocaría a los grancanarios a sólo un punto de la sexta plaza.

El mediapunta, que recaló en el club amarillo hace dos temporadas, de la mano del director deportivo, Luis Helguera, y que fue atado hasta el 2024, debido a la admiración que estaba despertando en otros clubes con mayor músculo financiero, regresa para que Las Palmas se ponga el cartel de equipo a batir.