Pejiño, tras atender a CANARIAS7 en la entrevista que concedió en la concentración de Marbella. / I. S. A.

«Ya he aprendido que no puedo volver a jugar más con dolor»

Fueron tan apabullantes sus apariciones como prolongados los tiempos de ausencia por lesión. Claros y oscuros que le han dejado una lección

IGNACIO S. ACEDO Marbella

Tiene la cuenta bien presente en la cabeza: 21 partidos, o lo que es lo mismo, media temporada, se pasó al margen del equipo la temporada pasada por las lesiones que encadenó desde finales de octubre. Primero, una rotura de fibras. Cuando estaba a punto de volver, edema óseo en un tobillo y, cuando parecía que ya salía el sol, a finales de abril volvió a romperse. Imposible que pudiese coger velocidad con tantos palos en las ruedas pese a que, cuando tuvo el alta médica, siempre dejó sello y fue diferencial. Francisco Jesús Crespo, Pejiño, (Barbate, Cádiz, 1996), solo pide salud para lo que viene. De lo demás dice que se encargará él. Fútbol y talento tiene de sobra.

-¿Puede ser Pejiño el mejor fichaje de la UD para la próxima temporada tras el calvario de lesiones que le impidió coger mayor vuelo la campaña pasada?

-Esperemos que sí. Me veo muy bien en esta pretemporada y soy optimista. Desde que empezamos a trabajar todo está marchando perfectamente. Ojalá que todo siga yendo igual en estas semanas que nos quedan porque ahora lo importante es trabajar y trabajar.

-Ya exhibió sus condiciones cuando pudo jugar. Con mayor continuidad podrá ir a más...

-Si me respetan las lesiones, podré tener mayor regularidad, que es lo que más quiero. Siempre quiero más, poder jugar cada fin de semana, que es lo que más me gusta. Y si eso es así y me gano la confianza del entrenador, seguro que mi aportación subirá en todos los sentidos.

-Mira para atrás, para lo que le tocó sufrir. ¿Qué le viene a la cabeza?

-Siempre lo analizo todo desde un punto de vista positivo. Cada temporada es un mundo. Me tocó perderme en un primer año en la UD 21 partidos por lesión, pero pienso que ahora, con las ganas e ilusión que tengo, todo va a ir mucho mejor. Viví momentos complicados, pero sabemos que el fútbol tiene estas cosas. A veces no todo sale como quieres y debes ser fuerte para salir adelante. Miro al frente con esperanza y ganas, ilusionado y sabiendo que podemos hacer una temporada muy bonita. Eso es lo que cuenta en estos momentos.

-¿No le deja secuelas a nivel mental a la hora de jugar y de meter la pierna?

-Para nada. Me vino muy bien estar de vacaciones en mi pueblo, con mi familia, desconectando. He vuelto a tope tras ese descanso, que me vino muy bien en todos los sentidos. Yo siempre tiro para adelante pase lo que pase. Y ahora estoy centrado en darle duro, en trabajar a tope para llegar en las mejores condiciones al inicio liguero. Empezamos una página nueva y con muchas ganas de que podamos dar muchas alegrías a todos nuestros aficionados.

-Con todo, y después de las complicaciones físicas que padeció, ¿se ha impuesto algún tipo de trabajo preventivo?

-Sí. Hago trabajo de refuerzo en el tobillo afectado y en los isquios. También me han recomendado que cuando tenga algún tipo de molestia que lo diga, que pare aunque sea un día. El año pasado muchas veces quise forzar con dolor y eso no puede ser. Por este aspecto he madurado mucho. He comprendido que no puedo jugar más con dolor. Al final eso acaba perjudicándote por mucho que lo hagas por ayudar al equipo. Se puede decir que es una lección que me ha dejado, aunque confío en que todo me vaya bien en el tema físico, sin tener dolores ni molestias.

-¿Cómo está viviendo esta pretemporada?

-Con muchas ganas. Las pretemporadas son muy duras, pero estoy llevando bastante bien las cargas. Lo que quiero es aportar al equipo el máximo en cada amistoso y en cada entrenamiento. Ahora es tiempo de acumular trabajo, de sufrirun poco para que luego tengamos las pilas cargadas a la hora de afrontar todos los partidos.

-Pinchi, Peñaranda, se anuncia la llegada de otro delantero, siguen Jesé y Mujica, varios canteranos que también se postulan para el frente de ataque...

-Creo que se ha formado un equipo muy competitivo. Buenos refuerzos arriba, pero también en la parte de atrás. Los canteranos que están con nosotros tienen mucha calidad, te piden consejo, se dejan ayudar y se han integrado bastante bien. La competencia es muy buena y nos favorece a todos. Creo que en el campo se está reflejando que somos un grupo muy unido, todos somos amigos y nos ayudamos en todo momento.

-Permanencia, ascenso, tratar de estar arriba... ¿Hasta qué punto le alcanzará a la UD?

-Pelear por el ascenso debe ser siempre el objetivo de la UD. Así lo entiendo yo, pero las temporadas son largas y hay que ir paso a paso. Eso sí, es muy importante empezar bien y en eso estamos en la pretemporada, tratando de llegar al primer partido de la mejor manera posible.

-De posibles ofertas o cantos de sirena de otros clubes...

-Ni idea y ese mundillo me queda lejos. Yo estoy aquí para jugar al fútbol, para trabajar en el campo. Lo tengo muy claro.

-Vamos, que ni encarando su último año de contrato (se estipuló otro más opcional) le van a despistar con estos asuntos.

-Para nada. Estoy muy centrado e ilusionado con hacer una buena temporada con la UD y que todo vaya bien tanto para mí como para el equipo. Estoy muy feliz y motivado por pertenecer a este club.