Borrar
Álex Suárez celebra el 1-0, logrado cuando el tiempo ya expiraba. Al fondo, la grada se cae de felicidad. Efe
Álex Suárez y Marc Cardona desatan un huracán

Álex Suárez y Marc Cardona desatan un huracán

Fútbol ·

Firman los goles de la UD ante el Valencia (2-0) en un partido resuelto en los últimos compases y que premió la insistencia y el empeño

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 10 de febrero 2024, 22:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuando todo moría, en el minuto 89, un 0-0 que ya parecía establecido, un caracoleo de Marc Cardona en zona de interior zurdo, resuelto con un centro quirúrgico, permitió a Álex Suárez elevarse por los cielos, meter la frente y llenar de fiesta el Gran Canaria. Protagonista inesperado, porque está más para evitar que para hacer goles, el bueno de Álex decidió la contienda en una incursión arriba, casi a la desesperada porque el tiempo se agotaba. Con él remataron los más de 25.000 espectadores que se desataron cuando vieron que la pelota iba directa a la red y dejaba los puntos en casa.

Antes hubo poco que contar. Pero ese gol oportunísimo cambió radicalmente la película y le da más vuelo a una UD que lo mereció por insistencia y empeño. Donde otros hubiesen recogido los trastos a la espera de días mejores, el equipo lo peleó al límite y le vino la recompensa. Incluso con otro de adorno de Marc Cardona.

No tuvo trazo fino una primera mitad presidida por el ímpetu por encima del fútbol. Quiso y no pudo la UD. Y el Valencia, bien recogido atrás, fió sus suertes al galope de Fran Pérez o a alguna que cazara Duro. Kirian, Javi Muñoz y Perrone se empacharon, por momentos, de balón y, aunque suene ventajista, sí que se extrañó a Moleiro, el mejor driblador de la plantilla y que con un golpe de cintura es capaz de limpiar a dos o tres. Eso le faltó al equipo para quebrar al rival, desborde, velocidad, un toque de ingenio en mitad de tantas piernas.

Porque Baraja pobló de gente la zona ancha y esa estrategia de la acumulación le bastó para desactivar a los de Pimienta, incómodos y agarrados al alboroto de Marvin por la derecha, más ruido que otra cosa.

Orden y respeto

Se sabía que sería un partido de lija por las características de un Valencia muy cartesiano, conocedor de sus límites y excelente rentabilizador de las mínimas opciones. Así ha prosperado y así quiso que fuera la faena en el Gran Canaria. Un plan de contención que dejó a la UD en su versión más horizontal, apenas dos intentonas al descanso sin que Mamardashvili tuviese que justificar sus habichuelas. Tampoco es que a Valles le pusieran a prueba, aunque un remate de Mosquera, con excesivo giro de cuello, ya al borde del intermedio. Entre medias, paridad al máximo, con los espacios muy caros y una densidad general que se tradujo en que no pasara nada de nada. Habría que empujar hasta el final y armarse de mayor paciencia y precisión.

Se necesitaba un agitador y, por lo que fuera, hasta el minuto 78 Pimienta no miró a posibles revulsivos. Y se fue un tiempo precioso en ese intervalo tan prolongado porque, a diferencia del anfitrión, Baraja sí movió ficha hasta comprometer a Valles por energía y frescura. En la espesura general, con pleitos intrascendentes, centros divididos y disputas sin efecto, la parada de la noche correspondió al sevillano, tradicional, por otra parte, en este tipo de distinciones.

Un disparo de Jesús Vázquez se envenenó mortalmente tras dar en Mármol y Valles, en un alarde celestial de agilidad, sacó una mano imposible cuando se masticaba el 0-1. Tuvo que reaccionar sobre la marcha una cuestión de milésimas. Y allí apareció el bueno de Álvaro, antes igualmente ovacionado por permitirse sacar desdes atrás un balón comprometido con arte y recurriendo al taconazo. Porque, por arriba, la negación de Sandro ya cobra tintes preocupantes, incapaz de pillar portería pese a su facilidad para armar la derecha, y Moleiro salió sin tiempo.

Menos mal que por allí apareció Álex Suárez. Lo que podía haber sido y lo que acabó siendo gracias a él. Luego, Marc, que ya había dado una asistencia magistral, tuvo el suyo.

Ficha técnica:

2. UD Las Palmas: Álvaro Valles; Álex Suárez, Saúl Coco, Mika Mármol, Sergi Cardona; Javi Muñoz (Fabio, min. 90+3), Perrone (Loiodice, min. 80), Kirian; Marvin Park (Julián Araujo, min. 90+2), Munir (Marc Cardona, min. 83) y Sandro (Moleiro, min. 80).

0. Valencia: Mamardashvili; Foulquier, Mosquera, Cenk, Gayà; Pepelu, Guillamón; Fran Pérez (Canós, min. 74), Amallah (Peter, min. 67), Javi Guerra (Jesús Vázquez, min. 74); y Hugo Duro (Marí, min. 86).

Goles: 1-0, min. 89: Álex Suárez. 2-0, min. 90+5: Marc Cardona.

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández (Comité de las Islas Baleares). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Mika Mármol (min. 48) y Marc Cardona (90+6)

Incidencias: partido de la vigésima cuarta jornada de LaLiga EA Sports 2023-2024 disputado este sábado en el Estadio de Gran Canaria con la asistencia de 25.633 espectadores. Realizó el saque de honor la Reina del Carnaval de Las Palmas, Katia Gutiérrez Thime. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Lorenzo Olarte, expresidente del Gobierno de Canarias.

Noticia relacionada

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios