Copa de Maestros

Nadal arranca como un cohete

El español juega ante el ruso Rublev su mejor partido bajo techo del año para comenzar líder en las Finales ATP

ENRIC GARDINER Madrid

Había dudas en el juego de Rafa Nadal por el nivel mostrado en el Masters 1.000 de París-Bercy hace poco más de una semana, pero el balear se encargó de despejarlas con una actuación impecable bajo el techo del O2 Arena de Londres ante un rival trampa, Andrey Rublev, a quien derrotó por 6-3 y 6-4. El ruso era, a priori, la amenaza personalizada, con su currículum este año engordado por 40 victorias y cinco títulos, más que nadie en 2020.

Pero si algo le falta a Rublev es curtirse contra los más grandes. El jugador de Moscú aún no ha jugado contra Novak Djokovic, antes de este domingo solo había jugado un duelo contra Nadal (derrota en el US Open 2017) y sí que probó las mieles del éxito contra Roger Federer el año pasado. Un bagaje escaso como para saber lo que es tener enfrente a los mejores de la historia. Por eso Rublev salió empequeñecido, flojo con la derecha -su mejor golpe- y a merced de un Nadal que pegó un salto cualitativo respecto a lo que se vio en París-Bercy.

El manacorense venía de sufrir mucho en la pista francesa, más rápida que la puesta en Londres, y se libró de los presagios montado en un perfecto servicio. En el primer parcial solo perdió cinco puntos al saque, mientras que en el segundo se dejó también cinco. Por primera vez desde Roland Garros Nadal estaba encontrando sus sensaciones y sometiendo a su rival como si la superficie que estaban pisando fuera rojo arcilla en lugar de azul mar.

Ni la ausencia de público, que otros tenistas calificaron como «extenuante», por tener que estar animándose continuamente, afectó a Nadal, lanzado hacia una victoria en su debut que le fue esquiva el año pasado, cuando caer en el partido inicial le lastró el resto del torneo. Quebró una vez a Rublev en el primer set y le inclinó el servicio otra vez nada más comenzar el segundo parcial, poniendo tierra de por medio y aplacando a un ruso al que se le cayeron los trofeos de campeón a medida que recibía los golpes de Nadal.

Los nervios de su equipo en la grada, en comparación con la tranquilidad que exhibían los acompañantes del español, denotaban la agonía por la que pasaba el ruso, incapaz de salir de la telaraña en la que estaba metido. Sus nervios, normales al ser su primer partido en unas Finales ATP, y su falta de calma, que le hizo tirar varias veces la raqueta, tampoco jugaron a su favor. Se deshizo en apenas una hora y deja el camino preparado a Nadal para meterse en semifinales.

Acabada la primera jornada, el de Manacor lidera el grupo Londres 2020, por delante de Dominic Thiem, que venció en tres sets a Stefanos Tsitsipas en lo que supuso la repetición de la final del año pasado.