Maverick Viñales, en el circuito de Assen. / EP

GP de los Países Bajos

Viñales se reivindica en el regreso a Assen

El piloto español de Yamaha dominó el arranque de la prueba de MotoGP, en un día en el que Marc Márquez sufrió una durísima caída sin consecuencias físicas

BORJA GONZÁLEZ Assen

La lluvia interrumpió el trabajo de los pilotos de MotoGP en el Circuito de Assen. Ya habían salido a pista en el inicio del segundo entrenamiento libre bajo un constante chispeo que cesó pero que luego se convirtió en un aguacero más intenso que dejó a medias la sesión. Un momento en el que Maverick Viñales comandaba la tabla de tiempos, con mucha consistencia, alargando el trabajo comenzado por la mañana. Y es que, pese al complicado momento que vive el piloto de Yamaha, último clasificado el último domingo en Alemania, muy pocos dudan sobre cuál es su potencial.

«No entiendo nada de cómo están yendo las cosas. El problema es que cada vez que intento buscar una solución me responden: 'No sé'. Necesitamos algo más y lo buscaremos porque hay muchos problemas. Lo extraño fue Losail, en que fui primero y con esa superioridad. Y he pasado de primero a último. E igual ahora soy primero otra vez». Esto decía Viñales el jueves, antes de comenzar un gran premio cargado de dudas. «Honestamente, no me esperaba ser tan competitivo y rápido», explicaba este viernes tras terminar como el más rápido y consistente del día, y tras pasar del negro al blanco en muy poco tiempo y sin mediar ningún cambio especial.

Declaraciones recogidas por su equipo una vez que el piloto español no quiso enfrentarse a la prensa. «Cuando en el primer libre he visto que he hecho 1'33.0 con veinte vueltas en el neumático he pensado 'eso es muy rápido'. Y esta tarde estaba buscando entender mejor la situación, así que el 1'33.2 que he marcado también es muy bueno. Básicamente he encontrado un buen agarre en la moto y puedo hacer más o menos lo que quiero en la pista», especificó.

Viñales fue el mejor en seco, y uno de los mejores en las pocas vueltas que los pilotos pudieron completar en mojado (en esta condición el más rápido fue Miguel Oliveira, que con su KTM terminó tercero en la combinada de la jornada). Segundo este viernes fue Pol Espargaró, otro que pareció asomar tras un complicado fin de semana en Alemania, en un gran premio que terminó con la victoria de su compañero de equipo Marc Márquez, que esta vez ha preferido descartarse para la pelea por los puestos de honor, no se sabe muy bien si usando un mecanismo preventivo con algo de juego de despiste, o si tirando de sinceridad.

El caso es que Márquez terminó noveno por la mañana, a casi un segundo de Viñales, y sexto en el cómputo de las dos sesiones, eso sí, dejando la imagen de la jornada en forma de una escalofriante caída que, por fortuna, no tuvo implicaciones físicas para el de Honda. «Me siento afortunado de haber salido ileso de una caída como esta, ya que son de las de hacerte daño», comentaba ya por la tarde al explicar cómo había sido el accidente.

«Estaba pilotando bien hasta el punto de la caída. Por la mañana me lo había tomado con calma y por la tarde iba a dar un paso adelante. Estaba yendo rápido y en ese punto no esperaba caerme. Es una de las curvas en las que todos los pilotos de MotoGP vamos contra la electrónica. La electrónica es la que nos libra de ese tipo de caídas, a no ser que inclines mucho o hagas algún movimiento con el cuerpo que no toque, pero no ha sido el caso. Me ha patinado la rueda y no me ha parado nada. No me ha parado la electrónica y es ahí donde estoy empujando muchísimo para mejorar de cara al futuro. Los pilotos Honda estamos teniendo muchos 'high side' y eso te quita confianza, porque no sabes cuándo te volverás a caer de esa manera», incidía el de Cervera.

Buen inicio de las Suzuki

Entre los mejores del viernes en MotoGP también se metieron las Suzuki de Álex Rins y de Joan Mir, quinto y séptimo respectivamente, en un buen arranque pese a las dudas con la que afrontaban esta cita, de nuevo la Aprilia de Aleix Espargaró, décimo, y los dos primeros de la general, los franceses Fabio Quartararo, cuarto, y Johann Zarco, octavo y único piloto de Ducati entre los diez mejores, una prueba de las dificultades de la moto italiana en el trazado neerlandés.

En Moto2, buen día para Augusto Fernández, el más rápido en seco y segundo en mojado, una condición en la que el mejor fue otro español, Héctor Garzó. Por su parte, Raúl Fernández terminó con el segundo registro de la jornada, justo por delante del líder Remy Gardner. En Moto3, el japonés Tatsuki Suzuki fue el más rápido del día, con Pedro Acosta, sólido líder de la categoría, octavo y mejor español en el arranque de este Gran Premio de los Países Bajos.