Marc Márquez, vigente campeón de Moto GP. / Willy Kurniawan (Reuters)

Mundial

Márquez pone a prueba su hegemonía en el MotoGP exprés

El campeón defiende su corona en solo trece carreras y tendrá que tener un ojo puesto en sus rivales y otro en las peculiaridades de la temporada

BORJA GONZÁLEZ JEREZ

La larga espera ha acabado. Por fin, tras unos meses de incertidumbres y de planes que han ido cambiando al ritmo de la pandemia, el Mundial de motociclismo se activa, en el caso de MotoGP, y se reactiva para Moto2 y Moto3, categorías que sí que pudieron estrenarse en Catar en marzo. E l circuito de Jerez será el escenario de dos pruebas consecutivas, los grandes premios de España y Andalucía, sin público, con un paddock reducido, y bajo unas temperaturas no usuales para la cita andaluza, que suele estar acomodada a principios de mayo.

Peculiaridades que se suman a los estrictos controles sanitarios para tratar de controlar al máximo los movimientos de los 1.500 trabajadores necesarios para reanudar el circo de las dos ruedas. Y eso contando con que habrá poquísima presencia de prensa, solo de los propios periodistas del organizador, Dorna, y de algunas de las televisiones con derechos de retransmisión.

El campeonato comenzará con un doblete, descansará un fin de semana para afrontar tres carreras seguidas, parará otras dos para después enlazar otras tres, volverá a dejar un hueco para continuar con tres grandes premios, y terminará con otras dos seguidas en Valencia. Trece carreras en 18 semanas, un sprint que exigirá de una especial capacidad de gestión, y también de esa gota de suerte para no arriesgar más de la cuenta y perder el paso con alguna inoportuna lesión.

Obviamente, y aun con este panorama, el máximo favorito al título sigue siendo Marc Márquez, que en 2019 fue capaz de terminar entre los dos primeros en todas las carreras menos en una, y que llegaba al arranque de 2020 con la duda física por el estado de su hombro, algo que el tiempo extra de parón ha dejado en el olvido. Curiosamente, el que ha sido su rival más consistente de los últimos años, Andrea Dovizioso, es el que llega al inicio del curso mermado físicamente, tras fracturarse la clavícula izquierda el domingo 28 de junio.

Dovizioso debería de encabezar una vez más (si este contratiempo no es mayor de lo esperado) el pelotón de rivales del campeón, un grupo este que sí que parece muy igualado y que tiene la incógnita de mostrar si alguno de sus 'componentes' puede ser capaz de sacar la cabeza lo suficiente como para poner en problemas al favorito. Además del italiano de Ducati tienen a Maverick Viñales, Fabio Quartararo y Álex Rins, por delante de otros pilotos que dejan alguna duda más en cuanto a su fiabilidad. Por edad y visto su discreto 2019, Valentino Rossi, cerca de anunciar su continuidad al menos un año en MotoGP, a sus 41 años; por juventud, Jack Miller, que en 2021 lucirá el rojo oficial Ducati, y Joan Mir; y por menor consistencia, Cal Crutchlow y Danilo Petrucci, los dos sabedores ya que van a dejar sus actuales motos para el próximo curso. Petrucci pondrá rumbo a KTM, la marca más joven, y tratará de seguir recortando distancias con Miguel Oliveira y, sobre todo, Pol Espargaró, que ya sabe que el año que viene estará al lado de Marc Márquez en el Repsol Honda.

Y este movimiento de mercado dará también un interés especial a lo que haga Álex Márquez en su año de debut. El último campeón de Moto2 ya sabe que haga lo que haga en 2020 no seguirá vestido de Repsol en 2021. Honda le ha garantizado dos años más de contrato, aunque tendrá que reubicarse en el equipo satélite LCR, en palabras del máximo responsable de la escuadra japonesa, Alberto Puig, para aprender con más tranquilidad y menos presión, si es que en la clase reina del motociclismo esto se puede dar. Mientras tanto, aprenderá con el mejor maestro posible, el hombre que gobierna con mano de hierro MotoGP y que tratará de volver a hacerlo en el campeonato más corto y concentrado que se recuerda.

Nagashima y Arenas, dos líderes que buscan reivindicarse

El Gran Premio de Catar ha terminado siendo un aperitivo de la temporada para Moto2 y Moto3. El largo parón vivido tras el primer y único fin de semana de competición hace que sea complicado dar por bueno lo visto en esos días, y menos en cilindradas que suelen necesitar de varias carreras para que se entienda por dónde pueden ir los tiros.

De momento, eso sí, a Jerez llegan con dos líderes, el sorprendente japonés Tetsuta Nagashima en la clase intermedia, y el español Albert Arenas en Moto3. Los pilotos retomarán sus sensaciones en los entrenamientos especiales que se disputarán este miércoles, en dos cortas sesiones de 40 minutos para cada cilindrada, lo que podrá dejar las primeras pistas de cómo ha sentado este período a cada uno, sobre todo a los teóricos favoritos.

En Moto2, muy abierta en 2019, los focos se pondrán sobre pilotos como Baldassarri, Bastianini, Di Giannantonio o Marini, representantes de la potente escuadra italiana, del experimentado Luthi o de los fogosos Roberts y Gardner. Y también sobre un buen puñado de pilotos españoles: Jorge Navarro, sexto en Losail, Arón Canet, que firmó un muy buen debut en marzo, Xavi Vierge, Jorge Martín (que tiene ya trazado su camino para saltar a MotoGP con Ducati en 2021) y Augusto Fernández.

En cuanto a Moto3, un año más será la regularidad el factor capital para descifrar al campeón, y más importante aún contando con tan pocas carreras. A eso tendrá que aferrarse Arenas, el primer ganador del año, al que apretará un pelotón muy poblado de pilotos poco experimentados y que buscarán reivindicar su sitio. Ogura, Jaume Masiá, Suzuki o Gabri Rodrigo, que empezaron con buen pulso el año; o Raúl Fernández, Sergio García, Foggia y Arbolino, que aparecieron en las quinielas invernales.