John Dickson, durante un receso en un entrenamiento. / fotos: cober servicios audiovisuales

La resurrección de Dickson para volver a creer

El que fuera campeón de España amateur ha tenido que superar una dura transición, en la que se planteó la retirada, antes de regresar al ring

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Antecedentes: fue campeón de España amateur del peso wélter, pasó al profesionalismo con apenas 22 años y apuntaba, allá por 2017, a figura por sus condiciones y maneras sobre el ring. Pero, de repente, el tiempo se paró para John Dickson. Literalmente, desapareció del mapa. Dejó de existir para el boxeo y, así lo admite, entre la pandemia y la inactividad, se abandonó a su suerte. «Casi me puse en 100 kilos. Pensé que nunca volvería a pelear. Desde enero de 2019 no me subía a un ring. Controversias entre mi equipo y el mánager, decisiones equivocadas... Se juntó todo y para mal. Me desmotivé por completo», recuerda al retroceder al bache que vivió en primera persona.

Pero cuando parecía que no remontaría, «el consejo de una amiga y el apoyo de la familia» le removieron el amor propio y se activó a fuerza de fe y empeño. El pasado sábado, en su reaparición, alzó los brazos al cielo en La Gallera tras ganar al nicaragüense Eligio Palacios en lo que fue algo más que un triunfo convencional. «Recuperé sensaciones que tenía olvidadas, fue algo increíble y que necesitaba», reconoce.

El caso es que Dickson vuelve a dar señales de vida y, lo mejor de todo, con máximas ambiciones para lo que le viene por delante, «con todo el tiempo del mundo» para cumplir su sueño de conquistar títulos.

«Trabajé muy duro para estar donde estoy ahora y he madurado y aprendido. Vuelvo a tener una rutina saludable de vida, controlando la alimentación y el descanso . Y me siento muy bien conmigo mismo en todos los sentidos, mentalizado para mantener esta disciplina y enfocado, por supuesto, a hacer cosas importantes en el boxeo», asegura.

Entrenado por Jony Monzón, ahora confía en que las propuestas vuelvan a su agenda para dar forma a las aspiraciones que justifican todos sus esfuerzos.

« Volver a pelear, ganar, sentir que soy capaz de ser el que ya era años atrás... Todo eso me llena de fuerza y de ganas para levantarme cada día con los mejores propósitos y la ilusión por darlo todo en el gimnasio. Es el único camino para crecer y poder estar preparado para cuando me llegue la oportunidad que estoy esperando», añade.

En el ámbito regional ha sido celebrado, igualmente, su retorno, pues se estima que John reúne condiciones para hacerse sitio entre los mejores si mantiene su progresión. De ahí las muestras de cariño que se le proporcionaron el fin de semana con el objetivo de reforzarle en su autoestima y proyectarle con los mejores augurios. Después de un bache que amenazó con truncar de manera definitiva su carrera, este intento parece encaminado para recuperar el terreno perdido y confirmar que sí, que todos los que un día creyeron en él no se equivocaban.

Temas

Boxeo