Ana Peleteiro, tras la final de triple salto. / Andrej Isakovic (Afp)

Atletismo

España se acerca al podio con Peleteiro, Ureña y Mechaal

Con las platas de la saltadora y el heptatleta, y el bronce en 3.000m, cierra el Europeo como quinto mejor país con cinco medallas y trece finalistas

MIGUEL OLMEDA MADRID

España cierra el Campeonato de Europa de atletismo en pista cubierta con nota. Sin más oros que el de Óscar Husillos en 400m del sábado, pero con tres nuevas medallas de Ana Peleteiro, Jorge Ureña y Adel Mechaal que suman un total de cinco, con dos platas y dos bronces. Además, la delegación nacional se despide de Torun con trece puestos de finalista, entre los que se incluyen esos cinco medallistas. Es decir, 13 de los 36 españoles que acudieron al Europeo concluyeron entre los ocho primeros en sus respectivas pruebas. La clasificación por puntos deja a España en quinta posición continental (63), solo superada por Alemania (68), Países Bajos (75,5), Polonia (90) y Gran Bretaña (112,5).

Peleteiro completa el desafío

No ha sido un invierno sencillo para Ana Peleteiro. La gallega, que no compitió en 2020 por la pandemia, ha tenido problemas para saltar por encima de 14 metros, una barrera que hace dos años superaba con facilidad. Recibió muchas críticas por su participación en un programa de televisión, aunque ella misma se defendió asegurando que la grabación tuvo lugar el pasado verano y que sus dificultades para rendir en su nivel se debían a una modificación en la carrera, de quince pasos a trece. Tras dos competiciones, Peleteiro recuperó la vieja técnica y desde entonces ha ido progresando hasta que en Torun encontró el salto que guardaban sus piernas. El de más de 14 metros y medio. El que le dio la plata y a punto estuvo de valerle el oro. Apenas un centímetro le faltó.

Competidora. No hay una palabra que defina mejor a Peleteiro, una saltadora de triple que se crece en las grandes citas. Sus dos últimas marcas personales a cubierto le valieron el bronce mundial en 2018 (14.40m) y el oro europeo en 2019 (14.73m). Este año, el tope de la gallega estaba en 14.21m, con los que ganó el Campeonato de España. En Torun se estaba yendo hasta 14.34m, aunque solo le daba para la cuarta plaza, pero le quedaba un último intento. Como siempre, Peleteiro se hizo gigante. Uno, dos, tres, y 14.52m. La misma marca que la alemana Eckhardt, segunda, y a un solo centímetro de la portuguesa Mamona, pero ese anterior salto de 14.34m desempató a favor de la española.

En el triple masculino se impuso el portugués Pedro Pablo Pichardo con 17.30m, seguido del azerí Alexis Copello con 17.04m y el alemán Max Hess con 17.01m.

Ureña, subcampeón de los superatletas

El estado de forma en el que Jorge Ureña llegaba al Europeo de Torun era una incógnita hasta el sábado. A finales de enero sufrió una rotura en el isquiotibial que le he trastocado todo el invierno. No le ha dejado entrenar con normalidad y, ejercicios de imitación aparte, la técnica ni la ha tocado. Aunque la presencia del plusmarquista europeo Kevin Mayer le restaba presión, en esas condiciones era complicado defender su título de campeón continental de heptatlón, una disciplina que no admite el más mínimo error. Sin embargo, Ureña volvió a confirmarse como lo que es: un superatleta. Con un rendimiento excepcional, el de Onil se colgó la plata, su tercera medalla consecutiva en un Europeo en pista cubierta tras la plata de Belgrado 2017 y el oro de Glasgow 2019.

Ureña comenzó la combinada con 7.03 en 60m y continuó con 7.33m en longitud, 14.57m en peso y unos fabulosos 2.10m en altura que le acercaron a las medallas. Inició la segunda jornada con 7.87 en 60m vallas, la tercera mejor marca de los heptatletas, y prácticamente aseguró el podio superando el listón en 4.90m en la pértiga. Le bastaba con no ceder más de dos segundos en el 1.000m con el polaco Wiesiolek, pero solo perdió con él tres centésimas. Al final, Ureña sumó 6.158 puntos, la cuarta marca de su carrera, para colgarse la plata. Wiesiolek ganó el bronce con 6.133 y el francés Mayer, el oro con unos inalcanzables 6.392 puntos.

Mechaal, bronce y Katir, cuarto

El 3.000m masculino dejó la tercera medalla del domingo para España con el bronce de Adel Mechaal. Una presea que, en palabras del catalán a la revista 'Corredor', pudo ser de plata, pero que no lo fue «por culpa de Katir», su compatriota, que le cerró bruscamente el paso en la penúltima vuelta, obligándole a un esfuerzo mayor para remontar. Katir, que llegaba como líder europeo del año, cayó hasta la cuarta posición en la última recta, mientras que el belga Kimeli se hizo con la plata.

El oro fue para la prima donna del atletismo europeo, Jakob Ingebrigtsen. Después de ganar el 1.500m con una exhibición, una polémica descalificación y la correspondiente recalificación posterior, el prodigioso noruego completó un doblete histórico en el 3.000m. Ingebrigtsen no dudó en coger los mandos de una carrera lenta y acelerar para completar un supersónico último mil en 2:21. Ninguno de sus rivales pudo responder al ataque y finalmente se llevó la victoria con 7:48.20.

Asier Martínez continúa brillando

El navarro Asier Martínez se ha confirmado este invierno como uno de los nuevos talentos del atletismo español. Comenzaba el invierno con un mejor registro de 7.78 en 60m vallas y se despide de la pista cubierta como campeón nacional absoluto y sub23, cuarto en el Europeo y plusmarquista español sub23 con 7.60. Martínez ha progresado en cada carrera, ganando el Campeonato de España con 7.63, logrando una cuarta posición en el prestigioso World Indoor Tour de Madrid y otra cuarta plaza en el Europeo de Torun. En la final, solo cuatro centésimas separaron al navarro de las medallas: el oro lo ganó el francés Belocian con 7.42, la plata el británico Pozzi con 7.43 y el bronce el italiano Dal Molin con 7.56.

En los 60m vallas femeninos, la neerlandesa Nadine Visser revalidó su título continental con un su segundo récord de Países Bajos de este curso: 7.77, que la coloca séptima en el ranking histórico europeo. Las británicas Cindy Sember y Tiffany Porter se colgaron la plata y el bronce con 7.89 y 7.92, respectivamente.

Hodgkinson, más precoz que Coe

El mediofondo europeo vive un cambio de ciclo ilusionante. España pronto recogerá los frutos de la progresión de Daniela García y Águeda Muñoz, pero hay una atleta que va varios cuerpos por delante del resto de promesas. Es la británica Keely Hodgkinson, que con 19 años cumplidos la semana pasada se proclamó campeona continental de 800m en Torun. Una hazaña precoz que supera incluso los primeros éxitos del 'Lord' Sebastian Coe, que ganó su primer Euroindoor con 20 años camino de 21 (en 1977, en San Sebastián, también en 800m). Hodgkinson batió el pasado 30 de enero el récord mundial sub20 con 1:59.03, plusmarca que luego le arrebataría la norteamericana Athing Mu con 1:58.40. En Torun, la británica se llevó el oro con solvencia en 2:03.88, por delante de las dos anfitrionas Józwik y Cichocka, con mucho más bagaje internacional.

En la final masculina de 800m, los polacos se tomaron la revancha con un doblete de oro y plata que relegó al bronce al británico Jamie Webb. La sorpresa es que ninguno de los dos medallistas locales fue Adam Kszczot, triple campeón europeo en pista cubierta y al aire libre, que terminó cuarto. Patryk Dobek, especialista en 400m vallas, ganó el título con marca personal de 1:46.81, seguido por el prometedor Mateusz Borkowski, remontando con 1:46.90.

En la altura femenina, la talentosa adolescente ucraniana Yaroslava Mahuchikh (19 años) conquistó su primer título continental al superar el listón en 2.00m. Su compatriota Iryna Herashchenko logró la plata con 1.98m y la finlandesa Ella Junnila, el bronce con 1.96m y récord nacional. Y en categoría masculina, el bielorruso Maksim Nedasekau venció con 2.37m, por delante del italiano Gianmarco Tamberi y sus 2.35m y el belga Thomas Carmoy, que saltó 2.26m.

La suiza Ajla Del Ponte ganó con una exhibición en el 60m, parando el crono en 7.03, muy por delante de la finlandesa Lotta Kemppinen y la neerlandesa Jamile Samuel, plata y bronce con 7.22 ambas. Los relevos de 4x400m pusieron el broche final al Europeo, como suele ser habitual. Ahí nadie tosió a Países Bajos, que dominó claramente tanto el masculino como el femenino, este último con récord nacional de 3:27.15, la tercera marca continental de la historia. República Checa y Gran Bretaña completaron el podio masculino, mientras que Gran Bretaña y Polonia hicieron lo propio en el femenino.