La esquiadora de origen estadounidense Eileen Gu, en un entrenamiento en Pekín 2022. / reuters

Pekín 2022

China también quiere los deportes helados

Tras disputarle a EE UU la hegemonía en los Juegos Olímpicos de verano, el equipo asiático aspira en casa a un récord de 13 medallas, seis de ellas de oro

PABLO M. DÍEZ Zhangjiakou (China)

Al igual que Pekín se ha convertido en la única ciudad del mundo en albergar los Juegos Olímpicos de verano e invierno, China aspira a erigirse en una superpotencia deportiva de ambas estaciones. Ya lo es en los Juegos de verano, donde hace años que le disputa a Estados Unidos el trono del medallero. Siguiendo esa misma progresión, ahora quiere aprovechar esta cita en su capital para despuntar en las disciplinas de hielo y nieve y batir su récord de 11 medallas, cinco de ellas de oro, logrado en Vancouver 2010.

Superando su palmarés de Sochi 2014 y Pyeongchang 2018, donde obtuvo nueve metales en cada uno de ellos, dicha marca estaría al alcance de su mano según las previsiones de la consultora Nielsen Gracenote. A tenor de sus previsiones más moderadas, China obtendrá 13 medallas y seis serán de oro. Pero los propios expertos de Nielsen no descartan que se lleve alguna más por su multimillonaria inversión para estos Juegos, no solo en infraestructuras, sino también en la preparación deportiva de sus atletas.

La primera medalla de oro, que era una de las esperadas, cayó el sábado durante el primer día oficial de competición en el relevo mixto de patinaje en pista corta. Pero costó más de lo previsto y necesitó dos revisiones arbitrales. Para añadirle más morbo, la primera sirvió para descalificar a EE UU, su eterno rival, de la semifinal, de la que China se había quedado fuera. La segunda revisión, ya en la final, fue una 'foto finish' que le dio la victoria frente a Italia por solo 16 milésimas de segundo.

Este lunes puede aumentar el palmarés porque se celebra la final de snowboard modalidad 'slopestyle'. Con solo 17 años, Su Yiming parte como favorito frente a estrellas como el canadiense Mark McMorris, quien aspira a ganar por fin un oro olímpico tras sus bronces de Sochi y Pyeongchang. Para Su Yiming, en cambio, se trata de su debut en unos Juegos, un sueño hecho realidad después de que en 2015 dejara su exitosa carrera como actor infantil para dedicarse a este deporte. En snowboard femenino también tiene China opciones gracias a la habilidad de Cai Xuetong, que será rival de la española Queralt Castellet en la modalidad 'halfpipe'.

Eileen Gu renunció a EE UU

Pero la gran baza de China para estos Juegos es, curiosamente, una esquiadora nacida en EE UU, Eileen Gu, quien renunció hace dos años al país que la entrenó para representar al de su madre y así fomentar este deporte entre las mujeres. Doble campeona del mundo a sus 18 años, Gu se ha convertido en la nueva estrella de China por volver a la 'madre patria' y es seria candidata a medalla en las tres competiciones en las que participa: esquí acrobático 'halfpipe', 'slopestyle' y 'Big Air'. En este deporte, en la especialidad de saltos aéreos, también se postula al podio Xu Mengtao, quien fue plata en Sochi y atesora siete medallas mundiales.

Intentando repetir su éxito del primer día, los patinadores chinos Wu Dajing, Ren Ziwei, Fan Kexing y Qu Chunyu vuelven este lunes al Estadio Cubierto de la Capital para alcanzar dos nuevas finales individuales: una femenina de 500 metros y otra masculina de 1.000. Wu Dajing, quien ganó la única medalla china de oro hace cuatro años en Pyeongchang, sueña con hacer doblete en casa.

Si todas las previsiones se cumplen, China firmará en Pekín 2022 su mejor palmarés, pero está por ver si consigue meterse entre las cinco mejores naciones del medallero. Un año más, se espera que vuelva a coronarlo Noruega, que es el país que más metales ha ganado en la historia del olimpismo de invierno y en Pyeongchang se llevó 39. Este año, la consultora Nielsen le pronosticaba 44, pero su equipo se ha visto afectado por un goteo de contagios de coronavirus que puede mermar su actuación.

Por su parte, Alemania y Rusia aspiran a unas 30 medallas cada una y Estados Unidos y Canadá pugnarán por estar entre los cinco primeros gracias a su hegemonía en el esquí y el patinaje de velocidad, respectivamente. Pero todo ello si no lo impide China, que juega en casa.