mountain bike titan desert

Jesús Zorio y Misha Sekulova siguen pedaleando hacia el desierto

02/05/2018

Jesús Zorio y Misha Sekulova, afincada en Gran Canaria, avanzan en la Titan Desert no sin problemas por los rigores del itinerario desde la cordillera del Atlas hasta el desierto del Sáhara. Después de tres duras jornadas están a las puertas del desierto.

ETIQUETAS:

El grancanario Jesús Zorio y la checa Misha Sekulova, en la isla desde hace más de una década, siguen en competición en la Titan Desert, a pesar del rigor de las primeras etapas. Con 619 kilómetros de recorrido, 583 participantes, 19 equipos de empresas y 30 países representados, la prueba de mountain bike que recorre desde la cordillera del Atlas hasta las pistas del desierto del Sáhara está considerada la más dura del mundo.

«La segunda etapa de maratón ha sido una jornada muy larga y muy dura. La etapa más larga de la carrera. Pensé que sería una jornada fácil, una etapa rodadora, pero no ha sido así», reconoció a este diario Jesús al llegar ayer a meta. «Ha sido una etapa mucho más dura que las dos anteriores porque además de ser muy exigente, también seguíamos soportando el peso de las mochilas, a lo que incluimos 50 kilómetros de arena en los que se enterraban las ruedas de la bicicleta», describe el grancanario. «Se me hizo eterno, a pesar de ello sigo en la posición 147 de la clasificación general de los casi 600 participantes. Incluso llegué a estar entre los 100 primeros durante parte de la etapa, pero al final me pasó mucha gente porque no iba con la bicicleta», reconoce Zorio, disfrutando al tiempo de la aventura. «Ha sido una etapa preciosa, espectacular, entre un valle y el comienzo de las dunas, pero en cuanto a lo deportivo, ha sido un sufrimiento total», dice.

Misha, por su parte, es séptima de su categoría y también está bien posicionada en la clasificación general a pesar de sus problemas de espalda. «Sufrí mucho en la segunda etapa porque teníamos que cargar con nuestras cosas. He pasado la noche sin dormir porque estamos todos en la misma jaima sin colchones y sin caprichos básicos del día a día», dijo la checa afincada en Gran Canaria en sus redes sociales. «Sin embargo, me llevé una gran sorpresa porque hoy -por ayer- me encontré muy bien. Empecé a sufrir en el kilómetro 105, casi al final, pero aún así llegué a muy buen ritmo y en el séptimo puesto», relató Misha, que confía en terminar la carrera.

Comienza la arena

Después de las dos jornadas de maratón, en las que los participantes han tenido que portar sus cosas para hacer noche en jaimas, ahora comienza la dureza desértica tras abandonar la cordillera del Atlas. En los últimos tres días de competición se desarrollará en las dunas. Con la llegada al Sáhara tendrán que superar la quinta jornada de 94 kilómetros de navegación libre, en la que los 20 primeros clasificados y las tres líderes irán saliendo cada 30 segundos, mientras que el resto del grupo empezará cinco minutos después. El desenlace este viernes de la Titan Desert 2018, además, será una gran prueba para los supervivientes en la carrera por la inclusión de un cordón de dunas de unos 800 metros cerca de la última meta de la considerada prueba de resistencia más dura.