Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 22 de febrero
Momento en el que se revisa el gol de Morata que al final fue anulado en Oslo. Reuters
La polémica del fuera de juego se hace indescifrable

La polémica del fuera de juego se hace indescifrable

España sufrió en Oslo la anulación de un gol por una tontería de Morata y luego celebró un tanto en el que Gavi pareció en posición antirreglamentaria y el VAR revisó cuatro minutos

Ignacio Tylko

Madrid

Domingo, 15 de octubre 2023, 21:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La mezcla del VAR, se supone que una herramienta técnica que llegó para ayudar al fútbol, y de un reglamento que se presta en gran medida a la interpretación de los que imparten justicia, va camino de conseguir que el aficionado, definitivamente, no entienda nada. Ni por supuesto con las manos en los penaltis, ni tampoco con los fueras de juego. Se supone que se modificó y aclaró el reglamento desde el polémico gol de Kylian Mbappé a España en la Liga de Naciones, pero la consecuencia es que el lío es mayúsculo.

En Oslo hubo dos jugadas muy polémicas que invitan a la reflexión y no ponen a la crítica, ni siquiera a los más especialistas, de acuerdo. En la primera mitad, España sufrió la anulación de un gol de Morata a los 20 minutos bastante discutible. El alemán Stieler lo concedió al principio porque su asistente no vio nada punible, pero, sin embargo, la jugada terminó en nada tras la revisión desde los monitores.

Morata estaba en fuera de juego posicional tras un centro desde la derecha de Dani Carvajal que iba an dirección a Ansu Fati, pero en su intento de despeje Strandberg desvió hacia su propia puerta antes de que el balón le llegase el portero Nyland. El esférico ya se colaba, pero el ego le jugó a Morata una mala pasada.

Por no dejar que el gol se colase en propia meta e intentar seguir mejorando sus estadísticas e igualar a David Silva, el ariete madrileño remachó la jugada. Una tontería. Al revisar la jugada, los árbitros interpretaron que el desvío del noruego fue muy forzado, lo que se considera una salvada, y que por eso no habilitó al delantero de la selección española. Sin embargo, las dudas eran tantas que se interpretó también que la acción pudo quedar invalidada por una posición adelantada de Ansu Fati en el momento del centro de Carvajal.

Ocurrió que en el inicio de la segunda mitad, cuando España ya actuaba sin un intrascendente Ansu Fati y sin Le Normand, sustituidos por Oyarzabal y David García, hubo otra acción muy controvertida que en este caso favoreció a La Roja. Y lo extraño es que a la vista del público en general, de la interpretación del fútbol de toda la vida, la jugada parecía más fuera de juego que la de Morata.

Noticia relacionada

La revisión en el VAR duró cuatro minutos, lo que ya supone un insulto para quienes exigen que el fútbol tenga más continuidad. Remató Ferran, Morata desvió sin querer casi bajo palos y el balón le llegó a Gavi, que no perdonó. Sin embargo, el centrocampista estaba en claro fuera de juego posicional cuando remató su compañero Ferran y podía molestar al portero por no dejarle ver bien la trayectoria del balón.

No obstante, en esta ocasión los árbitros estimaron que Gavi no tenía posición más influencia y miraron incluso más la posición de Morata, que sí tocó el balón pero esta vez estaba en línea con el defensa al lanzar Ferran. El que lo tenga claro, que levante la mano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios