Panorámica del Gran Canaria. / c7

Lucas Bravo de Laguna, preocupado por la «inacción» del Cabildo en su propuesta para que Gran Canaria sea sede mundialista

El presidente de Unidos por Gran Canaria insiste en que esta iniciativa «ilusiona a toda la isla» y pide celeridad a Antonio Morales

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El presidente de Unidos por Gran Canaria, Lucas Bravo de Laguna, ha manifestado su preocupación por la inacción del Cabildo de Gran Canaria, tras aprobarse, con el apoyo de todos los grupos políticos de la institución insular, el 25 de febrero del presente año, su propuesta de que Gran Canaria fuera una de las sedes del Mundial de Fútbol de 2030, que, muy probablemente, se celebrará en España y Portugal.

Se han cumplido esta semana tres meses desde que el partido grancanario hiciera la propuesta, fundamentándola en la tradición futbolística de la isla, la amplia oferta hotelera, la existencia de un gran estadio; con capacidad de ampliación de aforo, la deuda histórica de la Real Federación Española de Fútbol, al excluirnos como sede en el Mundial de 1982, y el excelente clima de Gran Canaria, que sería la única sede donde los jugadores no estarían expuestos a elevadas temperaturas.

Lucas Bravo de Laguna espera no tener que lamentar que este silencio, por parte del Cabildo, derive en la pérdida de una oportunidad histórica para colocar a Gran Canaria en el escaparate internacional, con la renuncia a ingresos considerable que eso supondría. «Hemos conseguido algo muy difícil en nuestra isla, poner de acuerdo a todos los partidos políticos para sacar adelante una propuesta que va a ilusionar a los grancanarios, no tendría explicación que se perdiera esta oportunidad por la inacción del Gobierno Insular».

El presidente de la formación grancanaria es consciente de las dificultades del reto propuesto, pero considera factible llevarlo a cabo. Según aseveró, los grancanarios nunca han temido a los desafíos, y si se han frustrado grandes proyectos, siempre ha sido por la actitud de sus gobernantes, y recuerda que, cuando fue Consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, afrontó con decisión la celebración del Mundial de Baloncesto, pese al mazazo que supuso el incumplimiento por parte de los Gobiernos de España y de Canarias de los compromisos de inversión adquiridos, y que, pese a las recomendaciones de los líderes del Partido Popular, que gobernaba en España, y de Coalición Canaria, que gobernaba en Canarias, aceptó el reto de seguir adelante como sede de aquel Mundial y fue todo un éxito.

Lucas Bravo de Laguna espera que la inacción del Cabildo, hasta el momento, se deba a un incomprensible e inaceptable despiste, y no haya un trasfondo que responda a cuestiones relacionadas con que la propuesta salga de Unidos por Gran Canaria, y, en este sentido, se muestra convencido de que, si hubiera salido del partido de Antonio Morales, no solo hubieran trasladado la propuesta, sino que hubieran presionado al ejecutivo regional de la necesidad de iniciar los trámites para formalizar la candidatura, pero en Gran Canaria, la isla donde, desde hace siete años, todo se atasca eternamente, en lo que ya podemos denominar «Fenómeno Siam Park», ciertas cosas están predestinadas a ser olvidadas, y eso debe cambiar.