Ter Stegen salva un gol cantado en Mallorca. / efe

Análisis

Ter Stegen echa el cerrojo

El meta alemán del Barça fue decisivo para la victoria en Mallorca y superó su récord de 500 minutos sin recibir gol

DANIEL PANERO

Ter Stegen está de vuelta. El meta de Mönchengladbach fue decisivo este sábado ante el Real Mallorca en el estadio de Son Moix con hasta tres intervenciones de mérito que sostuvieron a los de Xavi y que le permiten superar su récord de imbatibilidad desde que aterrizara en la Ciudad Condal. El Barça, con él en la portería, suma ya 534 minutos sin recibir un solo gol, toda una garantía para un equipo que aspira a pelear por todos los títulos y que ha decidido empezar la casa por los cimientos, echando el cerrojo atrás.

«La victoria es más importante que el récord, y más en este tipo de partidos. Estos triunfos te dan la convicción y la seguridad de entrar en una dinámica positiva. Nos da vida porque mantenemos la presión», aseguró Ter Stegen después de superar su mejor registro de minutos sin recibir gol desde que aterrizara en el Camp Nou en el año 2014. Él es uno de los principales responsables de que el equipo de Xavi apenas haya recibido un gol en siete partidos y nadie ha encajado menos dianas en lo que va disputado de competición.

Ante el Mallorca, el meta alemán lo hizo, además, en un partido en el que demostró una vez más que aquellas dudas que existieron en torno a su figura en el último año ya son historia. La mejor versión de Ter Stegen ha regresado y se pudo ver en su máxima expresión. Fue una solución más para salir con el balón desde atrás en las pocas ocasiones en las que los bermellones adelantaron la presión, organizó con voz de mando una zaga inédita este curso e intervino de forma decisiva cuando le tocó con hasta tres intervenciones clave. Salvó un remate a bocajarro de Jaume Costa en la primera mitad, le negó un disparo cruzado a Antonio Sánchez y apareció de nuevo en la recta final para cerrar el choque ante una aparición de Dani Rodríguez.

Fueron tres paradas de mérito que hicieron bueno el solitario tanto de Lewandowski en la primera mitad y que posibilitaron al Barça seguir con el paso de crucero que lleva en las últimas jornadas. Seis victorias consecutivas llevan los culés y parte de culpa la tiene un meta que ha conseguido reconquistar también a su entrenador. «Marc está en un momento estelar, marcando diferencias», aseguró Xavi al ser preguntado por el nivel mostrado por el germano en el inicio de temporada.

El gran momento de Ter Stegen se tradujo ante el Mallorca en un récord personal vigente desde hace tres temporadas. El de Mönchedgladbach estuvo 500 minutos consecutivos sin recibir gol en el curso 2019-2020 frente a Real Sociedad, Mallorca, Leganés, Sevilla y Athletic. Esa marca ya ha quedado diluida. Ya son 534 minutos los que han pasado desde que Alexander Isak lograr superarle en el Reale Arena. Desde entonces han pasado 84 minutos de aquel encuentro y 90 más ante Valladolid, Sevilla, Cádiz, Elche y Mallorca, incapaces todos de superar el muro que ha levantado el internacional alemán.

Jordi Alba y Piqué aprietan a Xavi

La otra buena noticia en defensa para el Barcelona fue que Piqué y Jordi Alba volvieron a ser titulares ante la plaga de lesiones y no desentonaron. «Han estado a un nivel excelente», declaró Xavi, sabedor de que en este momento de la temporada la participación de ambos puede ser decisiva ante el maratón de partidos que viene por delante hasta la llegada del Mundial de Catar.

Piqué, que recibió pitos de Son Moix a lo largo de todo el choque, se mostró seguro con el balón a la hora de romper líneas y mantuvo a raya a Muriqi en el juego aéreo, mientras que Alba, que volvía de compromisos internacionales con España, fue capaz de contener las transiciones del Mallorca pero en ataque fue víctima del embudo preparado por Javier Aguirre. Ambos rayaron a buen nivel y se unen a la causa de un Barça dispuesto a pelear por todo